La Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, que preside Esteban Bullrich (Cambiemos) dejó listo para ser tratado hoy en sesión especial el proyecto del presupuesto 2018, que ya fue aprobado en la Cámara de Diputados.

Sin la presencia de la senadora Cristina Kirchner (FPV), que se opone a darle tratamiento acelerado al tema, en el salón Azul del Senado se presentó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, para defender el cronograma de gastos previsto para el año próximo.

El texto, que se convertirá hoy en ley, contempla un crecimiento anual de 3,5 por ciento del PBI, un aumento de 12 por ciento para la inversión y una inflación anual promedio de 15,7 por ciento, consistente con las metas del BCRA, de 10 por ciento con una variación en más o en menos del orden de 2 por ciento.

"Si no bajamos el déficit fiscal nos exponemos a una crisis macroeconómica y no podremos llevar a cabo los demás objetivos", explicó Dujovne al comienzo de la reunión.

"Debemos converger hacia el equilibrio fiscal sin descuidar las deudas de infraestructura, las deudas sociales y la atención a los más débiles", continuó el funcionario, esta vez en un clima sosegado.

Afirmó que el conjunto de leyes que se están tratando en el Congreso tienen como objetivo "reducir el déficit, reducir las deudas de infraestructura y sociales, y converger hacia un sistema tributario más justo y equitativo".

En esa línea argumental, Dujovne aseguró que la participación del gasto social en el gasto primario, que este año fue del 73%, en 2018 subirá al 76%; Además, subrayó que el gasto en infraestructura crecerá por encima del gasto corriente.

El jefe de la bancada de Argentina Federal, Miguel Pichetto, adelantó que su espacio va a acompañar el proyecto. Sin embargo, planteó diferencias con la política económica del Gobierno. "Quiero transmitir mi preocupación sobre la política de tasas altísimas del Banco Central que se maneja como un iceberg autónomo del resto de las políticas económicas", sostuvo el senador de mayor peso en el arco opositor.

También, remarcó su descontento con el esquema de obra pública a través del régimen de PPP (Participación Publico Privada) que incentiva el Gobienro. "Esperemos que las inversiones vengan a la Argentina, y que apuesten a proyectos de infraestructura y producción, y no a la infraestructura financiera".

Además, manifestó preocupación por el tipo de cambio. "El atraso cambiario, con este dólar barato que se sostiene con Lebacs, no le sirve ni a la industria ni al sector productivo de la Pampa húmeda ni al sector vitivinícola".

Sobre este punto, Dujovne le respondió que "hoy tenemos el tipo de cambio real en niveles un 20% mejores que los que teníamos con el gobierno anterior, aunque queda mucho por recorrer para mejorar las condiciones de los sectores exportadores".