Con la presencia de diputados de todos los espacios políticos, ayer se oficializó la presentación en la Cámara de Diputados el proyecto de ley para despenalizar el aborto, una iniciativa que impulsa la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Durante la conferencia, militantes feministas y legisladores de todos los espacios políticos se mostraron esperanzados de que el debate pueda avanzar por primera vez en el recinto, teniendo en cuenta que es la séptima ocasión en la que la iniciativa ingresa al Parlamento.

Allí, activistas de la Campaña destacaron el "récord histórico" de firmas que obtuvo el proyecto, un total de 71 legisladores de distintos bloques parlamentarios. "En esta presentación hay olor a que lo vamos a tratar en el recinto y que vamos a salir con la media sanción de la Cámara de Diputados", enfatizó la diputada Victoria Donda (Libres del Sur), quien junto a sus pares Brenda Austin (Cambiemos), Mónica Macha (FpV) y Romina del Plá (FIT) encabezaron el encuentro.

Las 71 firmas que cosechó el proyecto no permiten garantizar que tendrá los votos para aprobar la propuesta, ya que se estima que hay un centenar de diputados que rechaza este proyecto, y otros setenta que aún no se han pronunciado sobre la despenalización del aborto.

Aun con un panorama difícil para los impulsores de la ley que propone la eliminación de sanciones penales por la interrupción de un embarazo como fecha límite la semana 14, los sectores opositores celebraron que el oficialismo haya aceptado incluir el tema en la agenda parlamentaria. De hecho, Cambiemos -donde las posturas son disimiles- tendrá la presidencia de las cuatro comisiones (Legislación General, de Legislación Penal, Salud y Familia) que tratarán el tema, decidió propiciar una reunión plenaria para el 20 de marzo, con el fin de diseñar el cronograma de audiencias.

El diputado por el PRO Daniel Lipovetzky comandará la Comisión de Legislación General, cuerpo parlamentario que encabezará el arduo debate. El legislador anunció que el próximo 20 de marzo comenzará la discusión y adelantó que llevará "dos o tres meses" la ronda de exposiciones. El macrista sostuvo que las reuniones plenarias "van a ser muy importantes para muchos que todavía no se han decidido".

Por su parte, la radical Brenda Austin, firmante del proyecto, señaló: "Nos merecemos un debate maduro y racional, salir de los falsos antagonismos, porque aquí estamos a favor de la vida".

Con la postura contraria, por la tarde, una quincena de diputados pertenecientes a distintos partidos, presentaron otro proyecto en el que se oponen a la interrupción del embarazo. El principal impulsor de esta iniciativa, a la que defirieron como "pro vida" fue el diputado cordobés, Juan Brugge. El texto define "niño por nacer" como "todo ser humano desde el momento de la concepción o fertilización del óvulo, hasta el de su efectivo nacimiento". Además, aclara que "cuando exista conflicto entre los derechos e intereses de los niños por nacer frente a otros derechos o intereses igualmente legítimos, prevalecerán siempre los primeros".

Para prohibir cualquier posibilidad de aborto, se establece que "el niño por nacer tiene derecho inalienable a la vida como primer derecho humano, fuente y origen de todos los demás, razón por la cual no puede quedar a merced de persona alguna".

Según el texto, si el embarazo es producto de una violación, la mujer podrá acceder durante toda la gestación a una asignación especial equivalente un sueldo de la categoría E del Agrupamiento General del Sistema Nacional de Empleo Público (SINEP).