La Cámara Nacional de Casación Penal confirmó el procesamiento del policía Luis Chocobar por el delito de "homicidio agravado por uso de arma de fuego en exceso en el cumplimiento de un deber". El 8 de diciembre, Chocobar mató de dos tiros por la espalda a Juan Pablo Kukoc, de 18 años, quien había robado y apuñalado a un turista en La Boca.

La sala de Feria del Tribunal, integrada por María Laura Garrigós de Rébori, Danie. Morin y Héctor Magariños, declaró inadmisible el recurso presentado por la defensa del policía que había apelado el fallo.

Casación rechazó el planteo y remitió el expediente a. juez de primera instancia para que continúe con el trámite d. la causa. Hasta ahora, el imputado continuaba en libertad y se había declarado nulo el embargo de 400 mil pesos en su contra.

Los jueces de la Sala IV de la Cámara del Crimen consideraro. que Chocobar actuó correctamente en el inicio de los hechos. pero que luego se excedió al ejecutar los disparos por la espalda, por lo que cambiaron l. calificación legal a “homicidio agravado por uso de arma d. fuego en exceso en el cumplimiento de un deber”, que en principio era por “exceso en legítima defensa”. Los camaristas señalaron que el policía "provocó un daño superior al que quiso hacer cesar".

"Chocobar intervino porque debía hacerlo, máximo si se tiene en cuenta que el episodio se desarrolló mientras se dirigía a cumplir su función. Lo hizo inicialmente ajustando su comportamiento a la normativa que regula la función policial, pero concluyó en un acto excesivo que merece ser juzgado en una etap. posterior”, señaló el tribunal.

“Actuar como policía implica también de manera imperiosa reconocer los límites que la propia institución establece para que sea correcta, mediante el dictado de reglamentos y entrenamiento profesional y permanente que, aun puesto en duda en su dimensión real, debió bastar para internalizar la norma”, subrayaron sobre el accionar del efectivo, que había solicitado su sobreseimiento.

Según los jueces, el policía tendría que haber adoptado medidas menos lesivas, como disparos intimidatorios, continuar la persecución o esperar la llegada de apoyo policial.

No obstante, el tribunal fue contemplativo con el contexto en el que se desarrollaron los hechos: Chocobar había señalad. que dirigió el arma hacía las piernas de Kukoc para tratar d. reducirlo y los jueces repararon en que “cuando disparó para alertarlo tuvo la posibilidad cierta de efectuarlo de manera certera para quitarle la vida y no lo hizo”.

Además, señalaron que “el desarrollo fugaz que caracteriz. al evento, que se originó de forma extremadamente violenta. bien pudo perturbar su ánimo, aun siendo miembro de las fuerzas de seguridad”.