La mesa de diálogo que busca encontrar una salida pacífica al conflicto planteado con la Lof Lafken Winkul Mapu de Villa Mascardi tras el violento desalojo realizado por la Prefectura Naval y que dejara como saldo el asesinato del joven Rafael Nahuel, decidió ayer pasar a un cuarto intermedio hasta hoy, luego de que no se hiciera presente el representante de Parques Nacionales, tal como se había acordado el martes, ante lo cual, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), encabezado por Jimena Psathakis, se comprometió a realizar las gestiones para lograr su asistencia.

En el encuentro, al que también asistió el obispo de Bariloche, Juan José Chaparro, se abordó además la situación de los detenidos Fausto Jones Huala y Lautaro González, los que el lunes fueron indagados por el juez federal Gustavo Villanueva en el marco de la causa por usurpación, pero también en la que investiga la muerte del joven cuyo cuerpo fuera inhumado ese mismo día.

Las conversaciones arrojaron otra novedad, la que da cuenta de la existencia de una comunidad asentada muy cerca de la Lof Lafken Winkul Mapu, lo que obligó a que dos delegaciones mapuches partierana conversar para incluirlas ante posibles acuerdos.

"La mesa de diálogo se llevó a cabo y se trataron temas particularmente urgentes como el de los dos detenidos a los que ahora los involucraron en la causa que investiga la muerte de Rafita" dijo al ser consultado por BAE Negocios, Luis Pilquiman, dirigente de la Coordinadora del Parlamento Mapuche de Río Negro, quien agregó que "el gran tema pasa por lo territorial. Ahí estamos viendo cómo encontrar algún punto para superar esa situación".

Pilquiman reconoció que durante el encuentro no se hizo presente ningún representante de Parques Nacionales "por lo que el INAI quedó en seguir tramitando eso para ver si logramos que mañana (por hoy) están presentes". En el acta fundacional de la mesa de diálogo, los mapuches solicitaron entre otras cosas, el retiro por parte de Parques Nacionales "de la denuncia" que diera origen a parte del conflicto.

El referente originario reconoció que en la zona se produjo una desmilitarización debido a que "de las tres fuerzas que se encontraban, solo quedó la Policía Federal, que realiza un control bastante distante del territorio".

"Estamos preocupados porque se está dando una situación que trasciende lo mapuche" dijo Pilquiman, quien advirtió sobre "una alteración social en barrios humildes como el Nahuel Hue donde ha pegado muy fuerte lo sucedido con Rafita, por lo que hemos tenido que ir a contener a los hermanos que están muy enojados, para que no realicen acciones por su cuenta".