El dinero no es garantía de felicidad ni mucho menos de parejas duraderas. La semana pasada, el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, fundador de Amazon, anunció que se separará de su esposa MacKenzie, abriendo las puertas a especulaciones sobre un acuerdo legal que podría convertirse en el divorcio más caro de la historia.

Debido a que se casaron hace 25 años, antes de que Jeff comenzara Amazon, y dado que Washington es un estado de propiedad comunitaria, Mackenzie podría obtener la mitad de su participación en la compañía, es decir, la friolera de $ 65 mil millones en acciones. Se estima que hay una fortuna de u$s137.000 millones en juego.

Pero el caso de este visionario empresario no fue el único impactante en el mundo corporativo de los ultramillonarios. La revista Forbes recopiló algunos de los divorcios más grandes y estrepitosos de parejas acaudaladas que no siguieron juntas hasta que la muerte las separe.

Uno de ellos es el de Irina y Román Abramovich, el magnate que tiene participación en el Evraz, Norilsk Nickel y el equipo de fútbol Chelsea del Reino Unido. Después de más de una década juntos, ella "se conformó" con u$s300 millones en un acuerdo rápido en Moscú.

Sergey, el cofundador de Google, y Anne, cofundadora de la compañía de pruebas genéticas 23andMe , se divorciaron a mediados de 2015 después de ocho años de matrimonio. En este caso, existía un acuerdo pre-matrimonial y, aunque la cifra final del divorcio no fue divulgada, se estima muy elevada. Sergey ahora cuenta con $ 48.800 millones, y la participación de Anne en 23andMe tiene un valor estimado de u$s 440 millones.

Bill y Sue Gross fueron uno de los casos con varios ceros. El fundador de Pimco, la mayor administradora de fondos de renta fija del mundo, tuvo un divorcio desordenado que dio origen a un nuevo multimillonario. Sue se llevó u$s1300 millones, entre los cuales se incluía una casa en Laguna Beach y un cuadro de Picasso. Bill perdió su lugar en el Ranking 400 de Forbes por primera vez después de 14 años. La revista menciona también a Roy E. y Patricia Disney. El acuerdo del sobrino de Walt representó u$s600 millones.

El magnate australiano de medios Robert Murdoch se separó en 1999 de su esposa Anna, con un divorcio que le valió u$s1700 millones. En tanto, uno de los más astronómicos fue el del empresario estadounidense Alec Wildestein, comerciante de arte y propietario de caballos de carreras, que debió darle a su ex la cifra de u$s3800 millones.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos