El gobernador Juan Schiaretti logró ayer la reelección tras alcanzar una contundente victoria de la mano de la alianza Hacemos por Córdoba, relegando de esa manera al segundo lugar a Mario Negri, candidato de la coalición Córdoba Cambia, en tanto que Ramón Mestre de la UCR, quedó en el tercer puesto.

Con el 95% de las mesas escrutadas, Schiaretti lograba el histórico resultado de 53,99% de los votos, 36,19 puntos de diferencia con Negri que obtuvo un 17,8 al tiempo que Mestre cosechó el 10,9.

Con la música de la Mona Jiménez sonando de fondo, el PJ siguió los resultados oficiales

El contundente resultado en la provincia mediterránea profundiza la caída libre que de la mano de la crisis socioeconómica del país a raíz de sus políticas, viene afrontando el espacio que a nivel nacional encabeza el presidente Mauricio Macri, quien en el balotaje 2015 había obtenido el 74 por ciento de los votos en ese distrito.

El reelecto gobernador, que durante la campaña mantuvo un silencio de radio, ayer, luego de sufragar, buscó desnacionalizar la elección al considerar como "apresurado" el hacer "una lectura" a nivel país de los comicios "celebrados en Córdoba". Sin embargo, el amplísimo triunfo logrado lo posiciona como uno de los principales candidatos presidenciables dentro de Alternativa Federal, espacio que comparte junto a Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey.

Schiaretti también apuntó a desmarcarse de eventuales maniobras electoralistas por parte de otros candidatos extra provinciales, fue así que cuando se lo consultó si durante los festejos que tendrían lugar por la noche lo acompañarían Massa y el economista Roberto Lavagna, de manera contundente respondió que en la provincia mediterránea "los de afuera son de palo".