Las elecciones del domingo en la provincia de Córdoba llegan con una certeza, la que da cuenta que el gobernador Juan Schiaretti obtendría su reelección aunque no se sabe a ciencia cierta por cuanto margen, y traen consigo un interrogante; el que advierte que la ruptura de Cambiemos a nivel provincial que obligó a sus dos principales figuras, Ramón Mestre y Mario Negri, a ir en alianzas separadas, le abriría las puertas a un eventual cambio de signo político en la ciudad capital.

A través de la alianza Hacemos por Córdoba, la dupla Schiaretti-Manuel Calvo irá en busca de retener la gobernación y las últimas encuestas parecieran darle la razón: "En los próximos años vamos a cuidar los logros y corregir errores", dijo el mandatario provincial ayer durante su cierre de campaña en el pueblo de Rayo Cortado, donde agregó que "en momentos de crisis hay que cuidar lo que se consiguió", al tiempo que advirtió que cumplirá con lo que prometieron "sin agredir a nadie ".

Por su parte, el intendente Mestre ( Córdoba capital), quien comparte fórmula con el jefe comunal Carlos Briner (Bell Ville) bajo el paraguas del radicalismo, durante una caminata por la zona céntrica y los alrededores, se mostró confiado en imponerse a Schiaretti: "Nosotros tenemos las mejores expectativas para el domingo. Estamos convencidos de que podemos ganar las elecciones", aunque reconoció que a lo largo de la campaña observó cierta "apatía" en un sector de la sociedad cordobesa por la "situación difícil que se vive en el país y también en la provincia".

En tanto que Negri, quien disputará la gobernación junto a Héctor Baldassi de la mano de la coalición Córdoba Cambia, en un acto realizado en la plaza del barrio Parque América, le pidió a los cordobeses la "oportunidad para gobernar solo cuatro años para transformar la provincia".

"Nosotros no robamos, no mentimos y podemos hacer lo que prometemos. Los cordobeses pueden hacer el cambio. Tienen el poder para hacerlo con el voto el domingo", agregó el dirigente.

La gran incógnita en los comicios del domingo radica en el resultado que arroje la ciudad de Córdoba donde Martín Llaryora, el delfin de Schiaretti, enfrentará al candidato de Mestre, Rodrigo de Loredo y al de Negri, Luis Juez.

La provincia mediterránea también elegirá 70 legisladores provinciales, tres integrantes del tribunal de cuentas, a los que se suman la renovación de cargos municipales en 243 localidades.

Una eventual victoria de Schiaretti, serviría como ordenador hacía el interior del peronismo nucleado en torno a Alternativa Federal, espacio que al igual que Consenso 19 del economista Roberto Lavagna, se presenta como una tercera vía a la polarización entre el presidente Mauricio Macri y la senadora Cristina Kirchner.

Voceros de Massa y Lavagna negaron ayer que esos dirigentes puedan viajar a la provincia mediterránea a celebrar junto a Schiaretti: "Roberto no va a ir porque es una fiesta de los cordobeses y él es muy respetuoso de eso", dijeron desde las filas del economista y lo mismo señalaron desde el entorno del tigrense.

Ver más productos

La iglesia recuerda hoy a santa María Crucificada de Rosa.

La iglesia recuerda hoy a santa María Crucificada de Rosa

Esta frase surgió en una reunión de gabinete económico con el Presidente.

Para el gobierno "el pueblo no tiene por qué pagar otra vez un préstamo"

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos