Al participar del Encuentro de Mujeres Peronistas que sesionó ayer en la localidad de El Cadillal, provincia de Tucumán, la senadora electa por Unidad Ciudadana, Cristina Fernández, afirmó que bajo el “pomposo nombre” de reformas, el gobierno busca esconder un paquete de medidas enviadas al Congreso, las que no son otra cosa que la “perdida de derechos”.

Luego, y tras calificar al oficialismo de “régimen macrista” donde las normas “no son las de la Constitución, las del derecho laboral o el estado de derecho”, Cristina exigió un tratamiento de esas leyes de un modo “abierto, pleno y participativo” porque según dijo, “afectan a 17 millones de argentinos”.

La ex mandataria recordó el default y los indices que reinaban al momento de la asunción de Néstor Kirchner, entre los que figuraban una alta desocupación, la que según dijo, redujeron al “5,9%, la más baja de los últimos 25 o 30 años” y “todo lo hicimos sin quitar derechos”.

Señaló además que “los problemas que hoy tiene la Argentina los creó este gobierno con sus políticas”.

En otro tramo, la ex jefa de Estado, quien estuvo acompañada por la titular del PJ tucumano, Beatriz Rojkés de Alperovich, pidió un “debate serio y abierto de las reformas que se están plateando” y no que el tratamiento de las mismas se de “entre gallos y medianoche” o mediante un “tratamiento exprés”.

“Es la vida de todos ustedes la que se va a discutir estos días en el Parlamento argentino, no dejen que se haga a puertas cerradas”, pidió la líder de Unidad Ciudadana, quien en un claro mensaje al peronismo, dijo que “no es hora de enfrentamientos y discusiones inútiles, no le voy a dar el gusto a nadie”.