Una vez resuelta la incógnita sobre si sería invitada a expresarse sobre los diez puntos de "consensos básicos" promovidos por el Gobierno, la senadora Cristina Fernández mantuvo el silencio a la espera de que la convocatoria se concrete. Desde el Instituto Patria se ampararon en que la carta aún no les fue remitida y que por lo tanto aún no pueden tomar una definición.

Se calcula que la senadora mantendrá el silencio hasta el jueves cuando haga la presentación de su libro "Sinceramente" en la Feria del Libro.

De todas formas, adelantaron que si el contenido del listado de compromisos fuera el que se divulgó en los medios sin correcciones sustanciales, no hay forma de que se pueda acompañar. Desde el kirchnerismo señalaron que si el documento refleja "la agenda del FMI" entonces no lo van a firmar porque "el país necesita otro rumbo, otras políticas para salir adelante".

“Incluyen la reforma laboral y la previsional, ¿cómo vamos a firmar eso?” (Solá)

Consultadas por este medio acerca de qué pasaría si la convocatoria fuera a "agenda abierta", las fuentes evitaron dar pistas y señalaron que "no hay nada definido".

La respuesta del resto de los líderes de la oposición al llamado a la búsqueda de consensos del Gobierno también podría ser clave en la postura de la ex mandataria.

Por lo pronto, el diputado nacional Daniel Scioli reveló que fue contactado por el propio Macri y dijo que estaría dispuesto a participar de esa mesa de diálogo.

En cambio, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna mantienen posiciones ambiguas pese a que prevalecen las críticas a la iniciativa.

Existe una gestión abierta del oficialismo, vía el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, para instrumentar esa mesa en el Congreso con los distintos sectores de la oposición, inclusive con los más duros al Gobierno, como el kirchnerismo y la izquierda.

El titular de la bancada del Frente para la Victoria en la Cámara baja, Agustín Rossi, afirmó que "si convocan a Cristina para firmar este acuerdo, así como está, seguro no lo va a firmar, porque es la hoja de ruta de trabajo del FMI". En declaraciones radiales, el santafesino no descartó en cambio que se "sienten a dialogar" si la convocatoria fuera a "agenda abierta".

El precandidato peronista Felipe Solá aseguró que "dentro de esos 10 puntos está la reforma laboral que echa por tierra todas las conquistas históricas de los trabajadores. También está la reforma previsional. En dos palabras quiere decir: joder a los jubilados". "¿Cómo vamos a firmar eso?", remarcó el diputado nacional de Red x Argentina.

Otra negativa rotunda llegó desde el diputado y precandidato a presidente por el Frente de Izquierda y los Trabajadores ( FIT), Nicolás del Caño, que planteó discutir la salida de la crisis por medio de "una asamblea constituyente libre y soberana".

"No participamos de ningún tipo de acuerdo a espaldas del pueblo, ni con el Gobierno que está llevando a la ruina a la Argentina luego de haber puesto al FMI al mando de la economía, ni con el peronismo que les votó todas las leyes y plantean seguir bajo los mandatos de Lagarde", afirmó Del Caño.

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos