Cincuenta ministros de Trabajo y delegaciones de cien países participan en Buenos Aires de la IV Conferencia Mundial sobre Erradicación Sostenida de Trabajo Infantil, en cuya apertura el director general de la OIT, Guy Ryder, instó a gobiernos, empresas y gremios a dejar de “buscar excusas” y “trabajar en acciones” para eliminar este flagelo en 2025.

Ante las 1.400 personas que colmaron lla sala del predio ferial de la Rural, donde se desarrolló el acto, el sindicalista británico señaló que si bien el trabajo infantil afecta hoy a 100 millones menos de chicos que hace cuatro años, “casi uno de cada 10” aún trabajan y “hubo una desaceleración significativa” en el ritmo descenso.

“El reto imperiosos de esta Conferencia es de hacer más y de hacerlo más rápido. En la Agenda (de Desarrollo Sostenible) 2030 de la ONU, el objetivo 8.7 nos compromete a todos a poner fin al trabajo infantil en todas sus formas de aquí a 2025 y al trabajo forzoso al 2030”, dijo el titular de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El organismo brindó asistencia a la cartera laboral argentina para organizar esta cumbre.

“Señores y señoras, las metas no pueden ser más claras y tampoco la incómoda realidad de que si no hacemos más y mejor no las vamos a conseguir. Así que en lugar de buscar excusas, trabajemos en nuestras acciones a partir de los compromisos que asumamos en Buenos Aires”, exhortó Ryder.

El ministro de Trabajo y presidente de la conferencia, Jorge Triaca, destacó los esfuerzos realizados por el gobierno argentino para realizar la segunda Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (EANNA 20017) y el Plan Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil 2018-2022, que serán presentados durante una sesión especial el próximo jueves.