La mesa metalmecanica que impulsa el Poder Ejecutivo logró achicar diferencias entre las cámaras y los sindicatos en dos temas, a priori, secundarios: las alícuotas de las ART y la capacitación de los trabajadores. Los empresarios, que tienen en carpeta la discusión sobre las indemnizaciones, pidieron bajar el ausentismo en los empleados, cuyo promedio ronda el 7%. Además exigieron que el gobierno actualice los fondos para los programas de formación.

La sorpresa de la jornada fue la presencia de Antonio Caló, líder de la Unión Obrera Metalúrgica, en las reuniones. El "faltazo" de la UOM en los últimos encuentros hizo que la mesa termine las discusiones en puntos suspensivos. "Es la pata sindical más fuerte", dijeron desde las cámaras, que ayer tuvieron representantes de Camima, Adimra y Fedehogar. Del otro lado, la UOM y Asimra.

El primer encuentro tuvo como eje "los altos costos de alícuotas por las ART, que siguen siendo alto", dijeron los empresarios. Ayer, desde la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, se comprometieron a brindar distintos mecanismos, como buscar competencias o seleccionar aseguradoras, para ayudar a las cámaras, que manejan la cifra del 7% de ausentismo, por lo que tienen, en el corto plazo, reducir el número al 5 por ciento.

Los empresarios tienen en carpeta la discusión sobre las indemnizaciones, pero deben esperar

En comunicación con BAE Negocios, Fernando Ruiz y Blanco -gerente de Camima- dijo que "las empresas pagan la alícuota que forma parte del costo laboral pero que está por encima del salario. Es decir, sin afectar los derechos de los trabajadores". El planteo de las cámaras es disminuir esas cargas que consideran "altas".

La nueva ley de Riesgos del Trabajo entró en vigencia el año pasado, y si bien Cambiemos no quiere ponerla en discusión, las cámaras hablaron de "corregir pequeños detalles".

En horas de la tarde, la reunión pasó a un segundo punto: la capacitación profesional. "Hace más de un año que están frenados los aportes del gobierno", denunciaron las empresas. Por lo tanto la secretaría de Trabajo, a cargo de Lucas Aparicio, se comprometió en enviar nuevas partidas y evaluar los proyectos presentes. "Hay que reiniciar la tarea, por eso este relanzamiento", dijeron desde Camima.

En ese punto, ambas partes coinciden en que la formación profesional mejoraría la competitividad para "crear, en la medida de lo posible, más puestos de trabajo. Hay que evitar los despidos", disparó Ruiz y Blanco.

Es por eso que la semana próxima habrá una reunión técnica para profundizar, en detalle, los futuros programas.

La mesa metalmecanica se divide en cuatro grandes puntos: innovación y técnica; exportaciones; mercado interno; y temática laboral. Este último abarca el ítem que, por el momento, tiene un océano de diferencia entre ambas partes, que son las indemnizaciones.

El objetivo de las empresas en crear un fondo de despido con aporte tanto de los empleadores como de los empleados, pero reconocen que "no es sencillo". Como también reconocen que la presencia de Caló fue "un paso importante".