Más de 150 personas fueron evacuadas en la provincia de Tucumán debido a las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias que sufre el territorio desde la semana pasada, informaron ayer fuentes oficiales. Muchos de los evacuados comenzaban ayer a retornar a sus hogares, ante la mejora de las condiciones, aunque no se descartan nuevas lluvias.

El gobernador Juan Manzur volvió a reunirse ayer con el Comité de Emergencia y pidió a sus integrantes poner énfasis en el cuidado de grupos más vulnerables que residen en las zonas más afectadas por las aguas.

La situación de emergencia ya se cobró una vida. Fue hallado ayer a la tarde el cuerpo de Juan Manuel Ponce, de 22 años, un joven que desapareció a primera hora de la mañana del pasado domingo cuando circulaba en motocicleta con un grupo de amigos y fue arrastrado a los canales tras perder el control de la moto. Así lo confirmó el hermano de la víctima, Carlos Marcelo Ponce, que se acercó hasta el lugar para reconocer el cadáver y certificó al jefe de la Policía Lacustre, comisario Mario Herrera, que se trataba de Juan.

Las autoridades indicaron que las intensas lluvias que protagonizaron el fin de semana, especialmente en la zona norte de Tucumán, superaron ampliamente los 100 milímetros, algo que afectó en gran medida la crecida de los ríos que atraviesan el territorio y causó daños en infraestructuras de barrios de la zona.

Se espera que la mejoría en las condiciones climáticas permita que la mayor parte de las personas que fueron evacuadas -113 personas en la localidad de Arcadia, 30 en Ranchillos y ocho en Villa Quintero- pueda volver a sus hogares a lo largo del día. Sin embargo, el parte meteorológico avanza que el temporal podría persistir, al menos, hasta mitad de esta semana.