En lo que podría convertirse en un escándalo de proporciones, dos diputados nacionales denunciaron ayer al Gobierno de ejercer presiones sobre los gobernadores para que estos contribuyeran con el quórum durante el tratamiento de la polémica reforma previsional bajo la amenaza de ahogar financieramente a sus provincias.

El pasado jueves la diputada por Chubut Rosa Muñoz fue duramente cuestionada por dar el quórum necesario para sesionar, mientras que en la madrugada del martes y tras criticar el proyecto, optó por abandonar el recinto para autoexcluirse de la votación final.

Ayer, la diputada reconoció que el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, recibió presiones de parte de un funcionario del Gobierno nacional al que no identificó, para que sus diputados votaran a favor de la cuestionada norma.

#ReformaPrevisional | “El gobernador me mostró los mensajes, le decián: ‘Tu diputada todavía no está sentada’”

"Si usted no se sentaba y no daba quórum corría riesgo el pago a la administración pública en la provincia ¿eso le dijeron?", le preguntó a la legisladora uno de los periodistas que la entrevistaba, a lo que respondió: "Es así".

"Yo especulé", dijo Muñoz al justificar las razones del porqué el jueves y pese a dar quórum, se mostró reticente a ocupar su banca mientras en la calle la Gendarmería daba paso a la represión y previo a que en medio de un tumulto se decidiera levantar la sesión.

"Cuando llegué la semana pasada el gobernador estaba todavía a la tarde en la Casa de Chubut y me mostró los mensajes y la foto.Le decián: Tu diputada todavía no está sentada".

"Es el gobierno nacional que presiona a la provincia", repreguntó otro periodista y la diputada respondió: "A todos los gobernadores".

Luego recordó que durante su discurso previo a la sanción de la ley, aludió a que el gobierno del presidente Mauricio Macri buscó "disciplinar a los gobernadores con la chequera", tras lo cual y desconociendo el mandato que tenía, decidió abandonar el recinto.

Por su parte, el diputado nacional y ex gobernador de La Rioja, Luis Beder Herrera, afirmó que "las presiones de la Nación son tremendas y nos tienen agarrados con el tema de que si no votamos no nos bajan la plata".

El titular del PJ provincial, quien votó en contra de la reforma previsional, recordó que durante los dos primeros años de gestión de Cambiemos los legisladores que responden al gobernador Sergio Casas, "acompañaron con las leyes", pese a lo cual el Ejecutivo nacional no les giró recursos, ni obras.

"La realidad es que no se ha iniciado una sola vivienda en La Rioja", señaló Beder Herrera quien consideró que a Macri "se le cayó la careta".

"Yo contra la gente, los abuelos, los niños y los excombatientes no me puedo meter", argumentó, al tiempo que dijo sentirse tranquilo "porque hemos hecho todo lo posible para tratar de impedir esta ley tan perversa y dañina que muestra el verdadero rostro del Presidente".

Pese a estos testimonios, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, negó en rueda de prensa haber recibido presiones: "La aprobación de la reforma previsional se dio en el marco de un compromiso que firmamos 23 gobernadores de las provincias con el presidente Macri, y en ningún momento me sentí presionado", aclaró.