La primera sesión ordinaria en la Cámara de Diputados, en las que se aprobaron tres leyes que emergieron del megadecreto firmado por el presidente Mauricio Macri en enero pasado con la finalidad de desburocratizar el Estado, terminó en escándalo.

Con el objetivo ya logrado, el oficialismo decidió abandonar sus bancas y dejar sin quórum la sesión, cuando el cuerpo, según lo acordado previamente, se disponía a tratar el dictamen de la Bicameral de DNU sobre el decreto.

La aprobación de estas tres iniciativas, que lograron media sanción tras acordar con el peronismo dialoguista que se retirarían de los proyectos lo referido al embargo de las cuentas sueldo y al Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses, le allanó el camino Cambiemos para interrumpir la sesión.

Para el oficialismo, la discusión sobre el dictamen en relación al DNU se tornó "abstracta", por lo que decidió retirarse del recinto. Tras ello, varios de los diputados del bloque Argentina Federal, espacio que en su mayoría responde a distintos gobernadores del justicialismo, resolvieron también abandonar sus bancas.

Distintos actores de la oposición más dura a Cambiemos deslizaron la sospecha de un posible acuerdo entre los peronistas no kirchnersiras y el oficialismo para hacer caer la sesión. Sin embargo, desde el espacio que conduce el salteño Pablo Kosiner, lo negaron. "Nuestro bloque se levantó cuando el oficialismo ya había abandonado el recinto antes de tratar el último punto", justificaron desde ese bloque ayer.

"Después de estar sesionando 13 horas, al momento de tener que derogar el DNU, los diputados oficialistas, rompiendo el acuerdo parlamentario dejaron sin quórum la sesión, escapando al debate parlamentario. A las 11 de la mañana acordaron tratar la derogación del DNU, a las 3 de la mañana huyeron del recinto. El oficialismo ayer (por el miércoles) nos mintió dos veces, dijo que iba a derogar los DNU y que el ministro Caputo iba a venir al Congreso. Nada de eso sucedió", denunciaron desde el bloque del Frente para la Victoria.

"Cambiemos pregona la transparencia cero pero no respeta a las instituciones. Esto es un bochorno parlamentario, que permite que siga vigente el DNU que permite la embargabilidad de las cuentas sueldos de los trabajadores", manifestaron en más tarde en un comunicado.

Desde le Frente Renovador también criticaron la estrategia oficialista. "Ante un escandaloso Congreso, donde el oficialismo se levanta dejando sin quórum el final de la sesión, en la que se comprometió a tratar el tema del decreto, rechazamos la falta de institucionalidad", expresaron las diputadas Graciela Camaño, Mirta Tundis y Cecilia Moreau.

En este sentido, dijeron que con su retirada, los diputados de Cambiemos "permiten que siga vigente la quita, por parte de entes bancarios, de manera directa a las cuentas sueldo ya que sigue vigente el DNU; al igual que el uso de los fondos del FGS, siendo sujeto al uso indiscriminado por parte de Gobierno, quien es directamente responsable de esta situación bochornosa".

Tras la polémica, los sectores de la oposición señalaron que lo que corresponde es que el decreto vuelva a debatirse en la bicameral de DNU por considerar que las leyes aprobadas no "contienen todos los aspectos del decreto",

En el oficialismo, en cambio, dan por terminada la discusión. "Las tres leyes que lograron media sanció, derogan el DNU, que siegue rigiendo hasta que el Senado lo apruebe, lo que ocurrirá en los próximos días porque ya está acordado", explicaron fuentes del Cambiemos con estrecha relación con la Casa Rosada.