La mayoría de las provincias iniciará esta semana las negociaciones paritarias con los gremios docentes, que rechazan el techo del 15% para el aumento salarial, mientras los gobiernos cuentan con menor margen de maniobra por la reducción de fondos que les implicará el Pacto Fiscal. La provincia de Buenos Aires tendrá el principal protagonismo político en la negociación, que está pautada para pasado mañana.

El Frente de Unidad Docente (FUD) que integran Amet, FEB, Sadop, Suteba, UDA y Udocba pedirá un incremento salarial del 20%, en línea con la expectativa de inflación, y cláusula gatillo por si la inflación supera ese número.

El secretario general de Suteba, Roberto Baradel, anticipó ayer que el FUD no aceptará un aumento salarial del 15% en cuotas con un compromiso de revisión dentro de nueve meses porque la gestión de María Eugenia Vidal ya incumplió un entendimiento similar en 2016, por lo que ratificó el reclamo de un 20% más cláusula gatillo.

El sindicalista consideró que la provincia este año no debería tener ningún problema para llevar adelante una buena negociación con los docentes, debido al fuerte incremento presupuestario con el que contará.

El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, había dicho al momento de la firma del Pacto Fiscal con la Nación que los 40.000 millones de pesos extra que le ingresarán a Buenos Aires este año irán sólo a obras de infraestructura.

Ya no está la pesada herencia como decían antes ni pueden esgrimir falta de dinero, dijo Baradel en declaraciones al canal C5N en la previa de la primera reunión paritaria del año.

Baradel le pidió a Vidal que baje línea a sus funcionarios para que cambien la actitud del año pasado por una postura mucho más dialoguista para poder avanzar en las negociaciones con el objetivo de que las clases comiencen sin inconvenientes el próximo 5 de marzo, tal cual está previsto.

El jefe de Suteba consideró que si Vidal ofrece, tal cual trascendió, un aumento salarial del 15% para todo el 2018 sin cláusula gatillo y en cuotas, lo que quedará claro es que lo que está haciendo en realidad es bajar los salarios a los docentes y estatales de la provincia, por el impacto de la inflación real.

Baradel advirtió que hasta las consultoras económicas más cercanas a la administración Cambiemos sostienen que la pauta inflacionaria del 15% para este año ya ha quedado sin efecto porque la desaceleración de precios no es la esperada por el Banco Central.

La pauta de las consultora ya está en el 20%, dijo Baradel al señalar cuál podría ser un porcentaje que se aproxime más a la realidad del fenómeno inflacionario y aclaró que la cláusula gatillo es muy importante para alcanzar un entendimiento rápido y eficaz que tranquilice a las bases.

La administración provincial ofrecería 15% con una revisión a los nueve meses

En el escenario nacional, además de los bonaerenses, gremios de Santa Cruz, Entre Ríos, Neuquén, Misiones, Tucumán, Tierra del Fuego y Chubut ya anticiparon que no iniciarán el ciclo lectivo, previsto para el 5 de marzo, si aún para esa fecha falta un entendimiento con los gobernadores.

La primera y única paritaria docente a nivel nacional que se cerró hasta el momento fue la de Misiones: la administración de Hugo Passalacqua acordó con los gremios un incremento del 15,5% para todo el año sin cláusula gatillo. Los docentes misioneros pasarán de tener un básico de $4.100 a uno de $4.511,77 desde el primero de febrero; en paralelo, acordaron una baja en los aportes jubilatorios en escala que, al final, descenderá del 19 al 14%.