Casi el 45% de la población económicamente activa tiene problemas de inserción laboral, de acuerdo a un informe elaborado por la Jefatura de Gabinete de la Nación. Dentro de ese grupo, que incluye unas 9 millones de personas, la mitad se explica por el trabajo informal.

Un estudio profundo sobre empleo en la Argentina realizado por el economista Eduardo Levy Yeyati concluyó que la población argentina incluida en la franja etaria "en edad de trabajar" (entre 18 y 64 años) es de 28 millones de personas (64% de la población) lo que representa una cifra "levemente menor a la media mundial y 3 puntos menor a la de América Latina". Respecto a la inserción laboral, el documento afirma que "casi el 45% de la población económicamente activa (9 millones de personas) tiene problemas de inserción laboral. De ese 45%, más de 8 puntos los explica el desempleo, 13 puntos el trabajo cuentapropista de bajo nivel educativo y 22 los asalariados informales (trabajadores en relación de dependencia sin cobertura jubilatoria)".

Por otra parte, el informe oficial destacó que "desde 2011, y en un contexto de estancamiento económico -e incluso caída del ingreso por habitante-, el mercado laboral ha tendido a deteriorarse: la tasa de empleo -sobre todo en varones y en los jóvenes- se contrajo, aumentó el peso de los jóvenes ni-ni, y el empleo asalariado formal privado perdió peso en el total. En la actualidad, la tasa de desempleo es similar a la de 2006-8. No obstante, el desempleo juvenil es hoy más elevado y, a la inversa, el desempleo en los adultos próximos a la edad jubilatoria es menor", explicó. En la región noreste es registran "las tasas de inactividad más elevadas, y lo contrario ocurre con CABA, distrito en donde además los trabajadores cuentapropistas tienden a ser de alto nivel educativo -a contramano de lo que ocurre en resto del país", reportó el informe.