El Congreso se alista para encarar de aquí hasta fin de año una agenda muy cargada con las reformas económicas que la Casa Rosada terminó de acordar con gobernadores y la CGT y que se materializan en varios proyectos de ley.

Si bien el Poder Ejecutivo todavía no convocó a sesiones extraordinarias, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados dan por hecho que sesionarán durante todo diciembre y ya tienen trazado el camino que recorrerán los proyectos de ley, algunos de los cuales ya ingresaron pero estuvieron congelados a la espera de los acuerdos que el Gobierno ya terminó de tejer.

En ese paquete aparecen, en principio, el Presupuesto 2018, la Ley de Responsabilidad Fiscal, las reformas laboral y tributaria, la modificación de la Ley de Movilidad Jubilatoria y el Revalúo Fiscal y Contable, como proyectos principales que se cruzarán entre la Cámara de Diputados y el Senado.

En primer lugar deberá ser aprobado el proyecto de ley de Pacto Fiscal que consistirá en uno o dos artículos en los que se ratificará el acuerdo alcanzado por la Nación y las provincias que engloba a todos los otros temas.

La Cámara baja tiene para tratar el Presupuesto 2018 que ingresó en septiembre y también el proyecto de Reforma Tributaria, que entró el último miércoles por la noche. También tratará el proyecto de ley de Revalúo Fiscal y Contable, que restablecerá el ajuste por inflación en los balances para los sujetos comprendidos en la Ley de Impuesto a las Ganancias.

Una vez aprobados esos proyectos deberán pasar al Senado, que a su vez comenzará a darle tratamiento a la otra parte del paquete de reformas que impulsa el Gobierno, incluida la laboral.