El Fondo Monetario Internacional dio a conocer sus proyecciones económicas para la región y destacó que la Argentina crecerá este año 2,5%, por debajo del crecimiento estipulado para 2017, que fue de 2,8%.

En el Panorama Económico Mundial (WEO) de octubre del Fondo esperaba un crecimiento de 2,4% para 2017, pero a través de su blog, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, mejoró esa proyección, a 2,8%.

Según el organismo internacional, "el consumo se benefició del avance de los salarios reales, la inversión también se aceleró, incluso en el sector privado", pero remarcó que "se prevé que el crecimiento disminuya ligeramente a 2½ por ciento en 2018, debido a la contención fiscal y monetaria".

"El consumo se benefició del avance de los salarios reales, la inversión también se aceleró, incluso en el sector privado"

"La inflación seguiría retrocediendo, suponiendo que haya una moderación salarial. La reducción del déficit fiscal primario debería contribuir a contener las presiones de apreciación del peso y el deterioro de la cuenta corriente", advierte el informe publicado hoy, en el que se prevé un crecimiento de 2,8% para 2019.

Con respecto a la situación de Brasil, el Fondo sostuvo que el crecimiento económico de 2017 fue de 1,1% y en 2018 aumentará a 1,9%, marcando una tendencia hacia el crecimiento.

"En Brasil, tras la grave recesión de 2015 y 2016, la recuperación económica se está afianzando gracias al consumo privado y a la inversión. En 2017, la inflación disminuyó a 3 por ciento, empujada por una fuerte caída de los precios de los alimentos gracias a una cosecha excepcional", destaca el informe.