El Gobierno buscará comenzar a recorrer el camino del programa financiero del 2018 desde las primeras semanas del año, ya que tendrá que encarar, durante el primer trimestre, vencimientos de títulos públicos por casi 8.000 millones de dólares entre capital e intereses. De acuerdo a la última información publicada por el Ministerio de Finanzas, durante todo el 2018 el Gobierno afrontará vencimientos por 20.000 millones de títulos públicos y Letras del Tesoro, con intereses por un monto de otros 14.000 millones y más de 5.500 millones correspondientes a préstamos de organismos internacionales. El cronograma financiero comenzará temprano para la Casa Rosada, ya que vencerán a lo largo de enero unas 1.250 millones de dólares de Letras del Tesoro y poco más de 600 millones de dólares de pago de intereses de ciertos títulos públicos como los Bonar 2022 y 2027. Febrero será el mes más calmo ya que sólo deberá pagar intereses del Bonte 2019 por 255 millones de dólares y 178 milones del Bonar 2018. Marzo, por su parte, será el mes más cargado de este primer trimestre. En el tercer mes del año el Gobierno pagará capital por el Bonad 2018 (dollar linked) por 1.172 millones de dólares, otros 916 millones del Bonte 2018 (fue emitido en pesos), 639 millones del Bonar 2018 e intereses por casi una veintena de títulos públicos.

Más adelante, a lo largo del año, el Gobierno afrontará el pago de la cuota anual al Club de París, presupuestada en 2.000 millones de dólares, en agosto el finish del Bonar 2018 por 1.141 millones y del Bonte 2019 por poco más de 900 millones. Un mes más tarde tiene previsto el último pago por 1.500 millones del Bonte 2018, estos últimos tres emitidos en moneda local. Respecto a los intereses, el mes más cargado será junio, cuando se pagarán 2.370 millones de dólares a los tenedores de títulos discount y Bonar.

El programa financiero del Gobierno para el año próximo aún no fue anunciado oficialmente, aunque ya se adelantó que buscará financiamiento por unos 30.000 millones de dólares entre el mercado internacional y la plaza local. La necesidad de dólares será levemente menor a la del año pasado, como un efecto de un menor déficit primario a financiar, aunque compensará con una mayor carga de intereses de deuda.

El ministro de Finanzas Luis Caputo, además, anticipó que buscará seguir diversificando las monedas en las que está denominada la deuda argentina y anunció que buscará emitir bonos en reales en Brasil.

La intención del Gobierno es, por otra parte, avanzar en una menor exposición de la deuda al mercado externo. Para eso, el esquema al que apuntan en Finanzas es conseguir el 60% del financiamiento en el mercado local para evitar eventuales shocks externos.

La deuda pública ya superó los 300.000 millones de dólares y aunque en términos comparativos con el producto bruto todavía se mantiene en niveles relativamente bajos, considerando los ingresos del Estado, los intereses de deuda ya equivalen al 10% de los recursos tributarios, su nivel más alto en los últimos quince años. Mientras que la deuda en dólares ya representa el 273% de las exportaciones, también su número más elevado desde 2004.