Apurados por morigerar los efectos del alto costo de vida en un contexto electoral, ayer, en el Poder Ejecutivo nacional avanzaron, junto a los cinco gobernadores de la alianza Cambiemos, en un paquete de medidas para reactivar el consumo. Todavía faltan definir algunas de las propuestas que acercaron los mandatarios radicales, sin embargo hubo un consenso casi total en cuanto a la necesidad de lanzar un nuevo acuerdo de precios. El anuncio formal lo hará el presidente Mauricio Macri el miércoles próximo, un día después de que desde el Indec difundan la inflación de marzo.

Cuando el jefe de Estado finalizaba una reunión en su despacho, de casi una hora, con el ex ministro de Economía del kirchnerismo Martín Lousteau, comenzaron a llegar a la Casa Rosada, cerca de las 15, los gobernadores radicales Alfredo Cornejo, de Mendoza; Gerardo Morales, de Jujuy; y Gustavo Valdés, de Corrientes; la mandataria bonaerense, María Eugenia Vidal; y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Además del jefe de Gabinete, Marcos Peña; y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, al cónclave del primer piso concurrieron la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley; el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli; el secretario de Política Económica, Miguel Braun; el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui; el gerente general del Banco Central, Nicolás Gadano; y los equipos técnicos de las carteras de Hacienda y de Producción y Trabajo.

"El Gobierno estuvo receptivo de lo que les propusimos los gobernadores, no sólo los radicales. Se propuso un acuerdo de precios", dijo Cornejo, a la salida del encuentro, que duró alrededor de dos horas y media y en el que hubo algunos cruces entre la cúpula del radicalismo y los representantes de la administración central por los aumentos tarifarios. Como antecedente, el miércoles último, en su presentación en la Cámara de Diputados, Peña se pronunció en contra del "congelamiento de precios", aún cuando desde la UCR vienen planteando la necesidad de suspender los incrementos en los servicios públicos hasta después de las elecciones de octubre próximo.

La cúpula radical también propuso una mayor intervención estatal contra los monopolios, algo que tampoco es visto con buenos ojos en el Ejecutivo nacional.

Más que la presentación de propuestas nuevas, la reunión tuvo como finalidad hacer un "hilado más fino" de lo que los cinco mandatarios de Cambiemos, Peña y Frigerio empezaron a discutir la semana pasada durante la cena que mantuvieron en Novecento. "Con los técnicos se fueron desechando y aceptando algunas propuestas, pero no se terminaron de cerrar todas las medidas", dijo un alto funcionario nacional que participó del convite en la oficina de Peña. Lo único que está en firme es el lanzamiento de nuevos créditos del Anses para jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AHU) y el reforzamiento del programa de Precios Cuidados, a pesar de que todavía queda por definir con las empresas cuál será su alcance. Esa negociación estará a cargo del ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, que ayer llamativamente estuvo ausente de la cumbre en Balcarce 50, debido a que "tenía compromisos internacionales previamente fijados", según explicó el jefe de Gabinete durante una conferencia de prensa que brindó ayer en el Salón de Pueblos Originarios.

"No vamos a anticipar medidas. Creemos que todo lo que se pueda hacer dentro del marco de los acuerdos son herramientas útiles y necesarias y que ya se vienen haciendo y se pueden llegar a profundizar pero lo comunicaremos en su momento", apuntó el jefe de ministros.

El anuncio llegará de boca del presidente un día después de que se difunda el índice de precios de marzo, que rondaría el 4%, pero también en la previa del comienzo del fin de semana largo de Pascuas.