El paro docente en todo el país fue tema central de la reunión de gabinete de ayer en la Casa Rosada. En el segundo día de protesta por la falta de acuerdos salariales, los funcionarios convocados por Mauricio Macri en el Salón Eva Perón concentraron su mirada sobre el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, que informó los porcentajes del paro provincia por provincia.

Para el Gobierno, la medida de fuerza está relacionada con "objetivos políticos" de los gremios afines al kirchnerismo y advirtieron que "no se habla de lo que hay que hablar". El Ejecutivo no quiere mencionar los porcentajes de adhesión porque "es obsceno festejar que los chicos se quedan sin clases", pero reconocen que el paro se sintió en todo el país. Según los datos de la provincia de Buenos Aires, el segundo día tuvo un acatamiento del 37%, cuando el primero había sido del 47%. El relevamiento incluyó a 9.838 escuelas realizado través de inspectores y directores de escuelas.

El análisis que hacían ayer es que fue clave el descuento del día a los maestros para bajar el nivel de la medida de fuerza en la segunda jornada. "Es lo que corresponde descontar los días de paro", convalidó el funcionario.

El Gobierno avaló el descuento a los docentes y consideró que el foco del conflicto tiene que ver con los "gremios politizados". Finocchiaro habló específicamente de Ctera, el gremio convocante de la protesta nacional por 48 horas. "El paro de ayer fue por lo que no se quiere hablar", afirmó el ministro a los periodistas. Hacía referencia a los temas que los sindicatos se oponen a negociar en el momento de discutir salario como, por ejemplo, la capacitación y formación docente y el presentismo.

El titular de Educación dio algunos detalles de las propuestas que rechaza el gremio más grande del país. "La Ciudad de Buenos Aires está ofreciendo un plus para quien se capacite más y Ctera lo rechaza. En la provincia ofrece un premio por presentismo y es rechazado", recriminó Finocchiaro.

Uno de los puntos que reclaman los sindicatos es la apertura de la paritaria nacional que fue cerrada por el decreto presidencial 52/2018 del 17 de enero. El Gobierno dice que "no tiene docentes a cargo" y que se "privilegió" sus salarios porque cobran un 20% arriba del Salario Mínimo Vital y Móvil, según lo establecido en el mismo decreto.

También se escucharon críticas sobre los antecesores. "Antes había paros, pero se arreglaba lo salarial y se hacía como que no pasó nada", reclamó el ministro, que al mismo tiempo pidió que el sistema educativo "debe ser rediscutido".

La reunión habitual de los martes en la Casa Rosada puso el foco en el conflicto docente. Pero también se habló de la situación de la sequía en el país y del decreto de la reducción de los cargos políticos.