El fin de año agitado en el Congreso terminó de marcar la agenda en la Casa Rosada. La prioridad es sacar las leyes que impulsa el oficialismo antes del 31 de diciembre y no extender el debate a otras sesiones extraordinarias en febrero. Con la idea de avanzar en los proyectos más conflictivos, Cambiemos convocó a una sesión para hoy con el objetivo de sancionar las reformas jubilatoria y tributaria.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, confió en que el proyecto de reforma previsional hoy será al considerar que el oficialismo va a "conseguir los votos necesarios" para su sanción y subrayó que "es muy importante aclarar que no es cierto que se vayan a reducir las jubilaciones".

"Los jubilados van a ganar más el año que viene; van a estar por encima del cinco por ciento que se estima de inflación. No es cierto que se estén reduciendo las jubilaciones, y es muy importante aclarar eso", dijo Peña a los periodistas acreditados de Casa Rosada.

Tras la tumultuosa reunión de comisión del martes que emitió dictamen del proyecto que busca instalar una nueva fórmula para los aumentos de los jubilados, creció la idea en el Ejecutivo de avanzar lo más rápido posible en la sanción de las leyes. En Balcarce 50 descartaron que el apuro de sesionar las reformas esté vinculado al escándalo de las comisiones. "Era una alternativa que evaluábamos. No tiene nada que ver con lo del martes", aseguraron a este diario en un despacho de Balcarce 50. En un principio estaba previsto que la sesión se realizara entre el martes 19 y el jueves 21.

Un trío estuvo al frente de las negociaciones que comenzaron ayer por la mañana en la Casa Rosada. Peña, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó se ocuparon se hablar con el peronismo y las fuerzas provinciales para asegurarse los votos en el recinto.

El oficialismo cree que llegará a contar con el número necesario, en primer lugar, para habitar el tratamiento de las leyes, ya que se necesitan los dos tercios al no haber pasado los siete días de la emisión del dictamen. Luego para la aprobación, que alcanza con la mayoría simple. Con el poroteo previo, el Gobierno está confiado que sancionarán ambas leyes. "Estamos bien y trabajando", afirmaron desde un sector encargado de sumaron adhesiones. Las diferencias con los aliados de la Coalición Cívica, liderado por Elisa Carrió, quedaron superadas luego de una reunión con funcionarios al inicio de la semana en la Casa de Gobierno.

Antes de viajar a Córdoba a inaugurar obras, Mauricio Macri recibió ayer la noticia de la convocatoria a la sesión en la Cámara de Diputados. Frigerio, uno de los impulsores, lo acompañó en la recorrida por tierras cordobesas, donde el Presidente celebró que se están por aprobar leyes en el Congreso que dan "previsibilidad" y resaltó "el apoyo de los gobernadores como "Juan Schiaretti y de muchos otros". "Le vamos a decir al mundo que tanto el Presidente como los gobernadores vamos a administrarnos con austeridad y con cuidado", afirmó el mandatario. "El objetivo es buscar el equilibrio fiscal, tratando de reducir los impuestos, para que ustedes puedan crecer y desarrollarse más", agregó desde la localidad de Monte Redondo.