El Gobierno apostó a una estrategia de último momento para lograr la firma de un acuerdo con los gobernadores en el encuentro que mantendrán este mediodía con Mauricio Macri en la Casa Rosada.

A las negociaciones de los mandatarios en el Consejo Federal de Inversiones se sumó la sorpresiva visita del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y también de algunos gobernadores de Cambiemos.

“Nos vamos muy conformes con la reunión. Estamos muy cerca de cerrar el acuerdo fiscal con las provincias”, analizó la cúpula de funcionarios del Gobierno que se acercó al CFI.

Tras cuatro horas de charlas se llegó “a un 90 por ciento de acuerdo”. Las diferencias persisten y las dudas también. El punto de inflexión es por los juicios contra la Nación. El gobierno quiere que los distritos desistan de los juicios luego de acordar una compensación con Buenos Aires por el Fondo del Conurbano. “Casi todos acuerdan que es un momento histórico para hacer borrón y cuenta nueva”, destacó una fuente del ministerio del Interior. Hubo un cuarto intermedio y por la mañana continuará el diálogo.

La mayoría de los opositores habían llegado al mediodía al edificio de la calle San Martín en el centro porteño. Cerca de las 15 horas irrumpieron en la reunión los enviados del Ejecutivo con el objetivo de destrabar las diferencias con las provincias y sellar un acuerdo con el Presidente este mediodía cuando vuelvan a verse las caras en el salón Eva Perón del primer piso de Balcarce 50.

La comitiva enviada por el Gobierno estuvo encabezada por Frigerio, el secretario de Interior, Sebastián García de Luca y el secretario de Provincias del Ministerio del Interior, Alejandro Caldarelli. Todos venían participando de encuentros con separado con ministros provinciales y gobernadores desde que el Gobierno anunció la batería de reformas de “consensos básicos” para los próximos dos años de gestión.

La decisión de participar de la cumbre de opositores en el CFI tuvo que ver con la posibilidad de que el clima previsto para hoy termine en un fracaso. Surgieron dudas de muchos mandatarios de firmar el acuerdo fiscal, que ya fue en enviado al Congreso. Ante las dudas de las provincias, la Rosada activó un plan para descomprimir las quejas y salvar el pacto. Hubo acuerdo en los siguientes temas: Fondo del Conurbano (salvo los juicios); la derogación del art. 104 de Ganancias; el 100% de la recaudación del impuesto al cheque pase a la Anses; la rebaja de los impuestos a los Ingresos Brutos y sellos; acompañar la ley de responsabilidad fiscal; incluir el financiamiento del déficit de las cajas previsionales no transferidas y la coparticipación del reevalúo.

Las reuniones comenzaron por la mañana en Balcarce 50. Antes de ir a la cumbre en el CFI, los mandatarios de Neuquén, Omar Gutierrez, y de Chubut, Mariano Arcioni, estuvieron en el despacho del ministro del Interior. Desde inicios de la semana fue incesante el desfile de ministros y gobernadores por los despachos de Frigerio y del titular de Hacienda, Nicolás Dujovne. Las negociaciones individuales surgieron después del cuarto intermedio de la semana pasada cuando el Gobierno visualizó un diálogo “complejo” con las provincias.

Después del avance entre el Gobierno y la CGT por la reforma laboral, el camino parece allanarse para la Casa Rosada. Hoy anotará otro logro: el plan fiscal y la foto con los gobernadores.

  • Local en Salta

El presidente Mauricio Macri llamó a “trabajar juntos y dejar las diferencias políticas de lado”, al visitar la provincia de Salta y mostrarse junto al gobernador norteño, el peronista Juan Manuel Urtubey, en la previa de una nueva reunión con gobernadores para intentar alcanzar un pacto fiscal.

Durante recorridas por obras que financia el Gobierno nacional, el jefe de Estado señaló: “Esto es parte del cambio que han decidido. Nos han pedido que nos juntemos, y que no importa de qué partido político seamos. Ustedes son lo importante, por eso tenemos que trabajar juntos dejando cualquier diferencia política de lado”.