El Gobierno enfrentó una de las semanas más difíciles de los últimos meses. La Casa Rosada no vivía jornadas tan turbulentas desde la aprobación de la reforma de los jubilados y el fracaso de imponer una reforma laboral. Esta vez fue un combo de complicaciones de las que Cambiemos aún no encontró una salida.

El plan de tarifas de los servicios públicos derivó en un conflicto que concentró casi toda la agenda política y la atención obligada de Mauricio Macri. Había empezado con una defensa de los precios del gas con un spot televisivo grabado hace una semana desde Vaca Muerta, un mensaje que terminó de incluir a todo el arco político y al Parlamento en la discusión por el tarifazo. Los gobernadores e intendentes no tardaron en responder con críticas al llamado del Presidente a que eliminen impuestos en sus provincias. La mesa chica del Ejecutivo inmediatamente contestó con un proyecto de ley para frenar la embestida de la oposición que se presentó con 28 iniciativas contra las tarifas en la Cámara de Diputados.

Entre la Casa Rosada y el Parlamento se dirimió la crisis tarifaria energética. Por un lado, el Gobierno que buscó que cualquier forma hacer fracasar el tratamiento de los proyectos en Diputados. Se logró el quórum, pero se necesitaban los dos tercios para que avanzara la ley. Hubo una sensación de semi triunfo porque no pudieron aprobarse los proyectos opositores. En Balcarce 50 aún respiran aire de alivio porque consideran que "todavía falta mucho" para que avancen las iniciativas del peronismo que plantea retrotraer las tarifas a noviembre de 2017 y que el aumento de los servicios públicos no exceda el promedio de los salarios. Casi a modo irónico algún funcionario cercano al entorno presidencial comentó a ese diario que "ni siquiera sabemos qué proyecto es", pese a que hay una veintena de iniciativas presentadas.

Macri y el ministro de Energía, Juan José Aranguren, ratificaron la continuidad de la política energética. A dos años y medio de gestión, el Gobierno decidió no dar marcha atrás pese a la caída en los sondeos de opinión. La preocupación se trasladó hasta la atípica presencia de Macri un viernes en la Rosada antes de partir hacia la residencia de Chapadmalal con motivo del fin de semana largo por el feriado del 1º de mayo. Encabezó una reunión de seguimiento de gestión casualmente con el ministro Aranguren y juntó a todo el equipo de comunicación en medio del temblor por la disparada del dólar y la suba de las tasas impulsada por el Banco Central.

Los números de la caída de la imagen presidencial no fueron blanqueadas pero aparecerán en las próximos días. Con ese termómetro, el Gobierno medirá los pasos a seguir. En cuanto al Congreso, esperarán el tratamiento del proyecto opositor en las comisiones, que recién llegaría al reciento dentro de 15 días. En ese trayecto buscará sumar adhesiones de los gobernadores para que sus legisladores no voten a favor. Aún cuentan con el poder de negociación del presidente de la Cámara, Emilio Monzó, quien esta semana oficializó su salida del cargo tras cimbronazos internos.

Ver más productos

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Ver más productos