Con críticas al kirchnerismo y a los organismos, el Gobierno de Cambiemos lanzó ayer un nuevo plan de derechos humanos pensado como una política de extensión hasta 2020.

El presidente Mauricio Macri fue uno de los oradores principales del acto del lanzamiento al que calificó como "un paso histórico". Los cuestionamientos no salieron de la boca presidencial. Fue el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, quien afirmó que "los derechos humanos son transversales a la política de Estado y no pueden ni deben ser utilizados ideológicamente ni en forma partidaria ni ser capturados por nadie, porque son de la gente y para la gente".

Las declaraciones del funcionario están relacionadas con la habitual crítica del oficialismo desde que llegó al Gobierno. Apuntan a los organismos por apropiarse de la "bandera" de los derechos humanos.

La Casa Rosada cursó invitaciones a todos los sectores y organizaciones. Si bien no asistieron las primeras líneas, estuvieron presentes los representantes de los organismos en el acto que se realizó en el museo. Estela de Carlotto, titular de abuelas de Plaza de Mayo, pegó el faltazo con aviso por otra actividad en la ciudad de La Plata, y en su lugar asistió el abogado histórico, Alan Iud. También hubo enviados del Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels), Amnesty y Unifec. Entre los invitados estaba el cacique QOM de Formosa, Félix Díaz; María Luján Rey, madre de una de las víctimas de la tragedia de Once, y representantes de las Madres del Dolor y de Cromañón.

El Gobierno resalta algunos de los logros del kirchnerismo en materia de derechos humanos, como la reapertura de los juicios a militares y las leyes de diversidad sexual. Pero los reclamos del Cambiemos pasaron por la falta de "una agenda más amplia" en esta materia. "Hubo contradicciones muy fuertes en la agenda de derechos humanos de la gestión anterior, como a quienes sí y a quienes no se atendía", se quejan en Balcarce 50. A estas referencias hizo distinción el Ejecutivo. Avruj resaltó dos casos en los que apuntó a la gestión anterior. "Los familiares de la tragedia de Once no fueron recibidos nunca por el gobierno nacional ni atendidos como correspondía como víctimas en una política de derechos humanos", apuntó el secretario. También ponen el ejemplo de la causa del soldado Ledo. "La familia no fue acompañado en sus causas de lesa humanidad con el agravante que pusieron y promovieron en la cúpula del Ejército, al general Milani. Esos errores que comete la política argentina no hay que cometerlos nunca más", afirmó Avruj en diálogo con la prensa.

El plan fue presentando en momentos de fuerte cuestionamiento al Gobierno por parte de organismos nacionales e internacionales por la detención arbitraria de la dirigente social, Milagro Sola, y por la muerte de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel. El programa incluye un conjunto de iniciativas resumidas en cinco ejes centrales: inclusión, no discriminación e igualdad; seguridad pública y no violencia; memoria, verdad, justicia y políticas reparatorias; acceso universal a derechos; y cultura cívica y compromiso con los derechos humanos.