El jefe de Gabinete, Marcos Peña, ratificó hoy en su puesto al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, tras la polémica por el despido de su exempleada doméstica, pero reconoció que el funcionario "cometió un error" y generó "un alerta para todos los funcionarios".

"Es un error porque nosotros hemos levantado la vara y no queremos que estas cosas sigan pasando", sentenció Peña, quien sin embargo consideró que la situación generada por el despido con insultos de la trabajadora Sandra Hermida "no invalida" la "calidad" de Triaca "como ministro" y "como persona".

En este sentido, el jefe de Gabinete manifestó: "Si bien es un error, no sentimos que sea algo que tenga que costarle el cargo”. También señaló que “está mal” el “exabrupto” del ministro para dirigirse a Heredia en un audio que trascendió en los últimos días, pero indicó que el funcionario "ya pidió disculpas".

"Si bien es un error, no sentimos que sea algo que tenga que costarle el cargo”

En cuanto al cargo como delegada que la empleada de Triaca tenía en el Sindicato de Obreros Marítimos Organizados (SOMU), sostuvo que "la decisión de elegirla para ese lugar dentro del SOMU es un error" y añadió que el ministro "privilegió la confianza" para ponerla en ese puesto "a otras cuestiones".

Para Peña, "esto tiene que ser un alerta para todos los funcionarios", pero agregó que desde el Gobierno sienten que las explicaciones que dio Triaca luego de que trascendiera este hecho "fueron claras".