Con la clara intención de recuperar el liderazgo territorial y de avanzar hacía la "unidad" de todos los sectores, el PJ de la provincia de Buenos Aires consagró ayer a los intendentes Gustavo Menéndez (Merlo) y Fernando Gray (Esteban Echeverría) como a las nuevas autoridades partidarias.

De esa manera, el hombre fuerte de Merlo pasó a reemplazar en la presidencia a Fernando Espinoza, quien tras varias semanas de arduas negociaciones, el 23 de noviembre pasado finalmente decidió declinar su postulación en pos de una lista de unidad que evitara el ir a una contienda electoral.

Desde las 8 de la mañana, varias escuelas de los 135 municipios abrieron sus puertas para dar paso a los comicios que a estas alturas se habían convertido en un mero trámite.

Además de consagrar a Menéndez como titular del partido, y a Gray como su vicepresidente, también fueron electos los consejeros de las secretarias de la Mujer, Gremios y Juventud, las que quedaron en manos de la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, Pablo Moyano y Federico Ortemín respectivamente.

En tanto que Juan Pablo de Jesús, jefe comunal del Partido de La Costa, quedó al frente de la secretaría de Interior y Espinoza, ex titular del partido y actual diputado nacional por Unidad Ciudadana, se quedó con la presidencia del Congreso partidario.

"El partido comienza un nuevo proceso de unidad" y "renovación" dijo Menéndez, al llegar a votar a la escuela Nº 8 acompañado por su madre y su hermana, la concejala Karina Menéndez, al tiempo que advirtió que el pulso de los comicios provinciales mostraron "que el peronismo está vivo".

"Hoy se planta una bandera y se da un enorme primer paso", agregó el alcalde de Merlo, quien destacó sobre la necesidad de lograr una serie de eideas que lleven al peronismo a "reconstruir el campo popular" para de esa manera "subirle la vara a la gestión actual".

Por su parte, Gray dijo que junto a Menendez van a convertir al partido en "un peronismo dinámico, moderno" y "con fuerte impronta y propuestas superadoras".