El primer ministro británico, Boris Johnson, solicitó a la reina Isabel II que suspenda el Parlamento en la "segunda semana de septiembre", lo que desató la furia de la oposición ya que el pedido, que fue oficialmente aceptado por la soberana, le achica los tiempos para intentar bloquear un Brexit sin acuerdo.

En una carta enviada a los legisladores para explicar sus planes, el líder conservador corroboró además que el 14 de octubre se publicará el programa legislativo para la próxima legislatura, denominado "discurso de la reina". Estos planes, según explicó, obedecen a que su gobierno quiere "sacar adelante una ambiciosa y valiente agenda legislativa" sobre la que los parlamentarios podrán votar en octubre, y en la que un posible acuerdo de Brexit con la Unión Europea (UE) será uno de los "temas centrales", informó el periódico The Independent en su versión online.

Además, precisó que el debate sobre el programa de Gobierno y el Brexit se producirá en los días siguientes a esa fecha, con una votación el 21 y 22 de octubre, "una vez que se conozca el resultado" de la cumbre europea. "Si consigo pactar un nuevo acuerdo con la UE, el Parlamento tendrá entonces la oportunidad de aprobar la ley necesaria para la ratificación del mismo antes del 31 de octubre", sostiene.

Según los planes de Johnson, el palacio de Westminster concluiría su actividad dentro de dos semanas y permanecería congelado durante otras cuatro, hasta que Isabel II presida la ceremonia formal de apertura del nuevo periodo legislativo.

La oposición, encabezada por el el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, anticipa un choque constitucional y una crisis política sin precedentes. Y es que con el Parlamento suspendido, los legisladores no podrán, por ejemplo, llevar a cabo una moción de confianza al gobierno para forzar un eventual alejamiento de Johnson.

El conservador John Bercow, presidente del Parlamento, ya anunció hace un par de semanas que lucharía con todas sus fuerzas para evitar una maniobra de este tipo en un momento tan crucial.

"Esta maniobra representa un escándalo constitucional. Lo vistan como lo vistan es obvio que su propósito es impedir que el Parlamento debata sobre el Brexit y cumpla con sus obligaciones", recalcó Bercow.

El líder del Partido Nacional de Escocia (SNP) en Westminster, Ian Blackford dijo que la maniobra de Boris Johnson "debe ser detenida, pues sería completamente vergonzoso y antidemocrático para los conservadores cerrar la democracia en un complot flagrante para forzar un Brexit duro".

Ver más productos

San Alberto Magno, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Alberto Magno

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos