El paro del 27 de noviembre feneció antes de dar algún paso, asumen en la CGT, luego de que se confirmara que el bono de $5.000 obligatorio para los privados fue ampliado a algunos núcleos de trabajadores estatales, dentro de una realidad en la que la pérdida del poder adquisitivo para el año y en comparación interanual superará el 15%. Postdata fuerte es que una considerable franja de trabajadores públicos también tendrá su reapertura paritaria, como anticipó BAE Negocios.

"Habrá sorpresa para los estatales, van a tener bono y reapertura de paritarias", habían pronosticado desde la CGT. Llegó la firma del presidente Mauricio Macri y el pago por única vez es norma vigente. Antes y a la sombra del superclásico por la Libertadores, dirigentes y funcionarios emparcharon en algo el borrador del bono extraordinario, y algunas provincias como Santiago del Estero picaron en punta para aliviar su caldeada meteorología de administración pública.

En las arenas siempre movedizas de la central sindical, se construyó el acuerdo para lograrlo desde el ejercicio del diálogo. Uno de los jefes de Azopardo Héctor Daer junto con la mesa por la unidad del PJ, logró hilvanar el diálogo con la Casa Rosada, gobernadores e intendentes. Algunos jefes gremiales le agradecían el gesto y la vocación, poco convencidos hasta que les avisaron "que ya estaba" el impreso oficial. Daer es devoto de un principio tradicional para cegetistas en etapas de tormentas económicas sin final previsible, "las soluciones son políticas no sindicales, sobre todo en tiempos de crisis".

El titular de UPCN, Andrés Rodríguez, fue -en comparación rockera- una segunda guitarra para interpretar la melodía en pos de un beneficio que sume algunos pesos a los desvastados sueldos públicos. Otro anticipo de este diario se confirmó en la víspera: "Reabrimos por tercera vez la paritaria lo que será convalidado esta misma semana", resaltó Rodríguez para destacar el fruto de las negociaciones que lo tienen como protagonista en esta era de Cambiemos como lo fue también desde su respresentación de los estatales en los 12 años de kirchernismo.

Las críticas de otros dirigente no cegetistas también se hacen efectivas. Mientras tanto el clásico argumento en tiempos más prósperos y de huelgas contra el "impuesto al sueldo" la alternativa de que "la gente tenga plata para las fiestas" se cumplirá a medias por el cronograma de pagos, que extiende la segunda parte del bono para 2019.

"Algo, antes que nada", le remarcaron a BAE Negocios desde la CGT. Y la nada se cuenta para los dirigentes obreros, junto a sus economistas, de cara a la devaluación, recesión e inflación.

Ellos saben que el freno al dólar es una aspirina frente al deterioro corrosivo sindical, pero se asume lo probable antes que lo imposible o la nada misma.

Desde el Frente Sindical moyanista, siguen velando detalles de una protesta. En ATE Capital y Nacional "nada los sorprende" respecto de sus primos de UPCN y por aquí van las horas sindicales en las cuales Carlos Acuña, también responsable de Azopardo dejó una frase al menos llamativa "nunca anunciamos oficialmente un paro".