Los argentinos incrementaron cerca de 15% su consumo de carnes en lo que va de esta década y en 2017 habrían recuperado niveles récord, con unos 118 kilos anuales por habitante, según surge de las estadísticas de Agroindustria.

En el acumulado enero-noviembre del año pasado, el consumo promedio per cápita se ubicaba en 58,67 kilos de carne bovina, 44,06 kilos de carne de pollo, 14,04 kilos de carne porcina y 1,2 kilos de carne ovina.