La Justicia de Río Negro declaró ayer responsable de incumplimiento de los deberes de funcionario público al ginecólogo Leandro Rodriguez Lastra por no realizar un aborto no punible a una joven de 19 años violada y embarazada por un familiar en 2017 en Cipolletti, quién permaneció internada en un hospital hasta el momento de parir.

El fallo del juez de Río Negro Álvaro Maynet permitió sin embargo que el ginecólogo continúe con sus tareas profesionales hasta tanto se de a conocer el tiempo de la pena y que ésta quede firme en las próximas audiencias.

La pena prevista es de un mes hasta dos años de cárcel "por lo que Rodríguez Lastra no pasaría tiempo tras las rejas", dijeron fuentes judiciales, que indicaron que la inhabilitación para ejercer su profesión será por el doble de tiempo de la pena que se establezca.

Tras el fallo, el juez argumentó las circunstancias en las que un aborto se considera no punible según el artículo 86 del Código Penal y la ley rionegrina 4796, y resaltó que Rodríguez Lastra no estaba inscrito en el registro de objetores de consciencia.

El fiscal Santiago Márquez Gauna había considerado que el ginecólogo no respetó el deseo de la víctima y se negó a realizar la práctica reglamentada en las leyes provinciales porque no le creyó a la joven cuando dijo que había sido violada, ni tampoco lo hizo con las profesionales que se comunicaron con él.

La defensa del médico, a cargo de los abogados Damián Torres y Juan Pablo Chirinos, indicó que la responsabilidad fue de las médicas que atendieron a la víctima en el Hospital de Fernández Oro y aseguraron que no existió un proceso abortivo por lo que no habría podido ser revertido.

El caso refiere a una joven de 19 años que había sido víctima de violación y que acudió al Hospital de Cipolletti para practicarse un aborto el 2 de abril de 2017. La chica ya había intentado lograr el mismo objetivo en Fernández Oro, de donde es oriunda, donde tampoco había podido, ya que los profesionales de ese lugar la derivaron a Cipolletti para realizar la operación.

Según consta en el expediente, Rodríguez Lastra pidió un informe psiquiátrico de la joven, condición que no figura en el protocolo de abortos punibles.

La joven consumió pastillas oxaprost para provocarse un aborto y debió ser asistida en el mismo hospital, donde quedó internada por dos meses y medio.

Finalmente, la chica fue sometida a una operación de cesárea para que diera luz al bebé, que fue inmediatamente entregado en adopción a una familia. La situación provocó un severo cuadro psiquiátrico en la joven, que sufrió de anorexia, entre otras consecuencias.

Tras el fallo, el médico se mostró "decepcionado" y aseguró que sigue "convencido" de sus actos. "Estoy decepcionado, confiaba en otro resultado. La Justicia tuvo su lectura, el juez decidió y lo manifestó. Sigo convencido de mis actos", expresó.