El estratega de Morgan Stanley que predijo que la volatilidad aumentaría en 2018 dice que el daño ya está hecho y que es hora de comprar acciones.

Michael Wilson, el principal estratega para acciones estadounidenses de la firma, dijo que el "golpe de volatilidad" que afectó a los mercados accionarios la semana pasada hizo que las valoraciones bajaran a niveles atractivos, con el índice S&P 500 negociándose en solo 16 veces las ganancias por acción a 12 meses.

Este es un "nivel que creemos que es demasiado barato" dado que los rendimientos del Tesoro a 10 años se mantienen por debajo del 3 por ciento, dijo Wilson en una nota a los clientes el lunes.

La recomendación de Wilson de ser un comprador disciplinado de acciones en estos niveles contrasta con su llamado de hace una semana, cuando dijo que "no había prisa por comprar en esta baja".

Pero la acción del mercado de la semana pasada, que vio al S&P 500 entrar en el territorio oficial de corrección desde su máximo del 26 de enero, hizo cambiar su tono. Wilson cree que "la mayor parte del daño en los precios ha terminado para esta corrección", aunque no espera que la volatilidad vuelva a la calma extrema que caracterizó al 2017.

"Como resultado, no esperamos un rápido retorno a los máximos anteriores, aunque creemos que los máximos más altos para el S&P 500 probablemente estén más adelante antes de que el ciclo alcance su cúspide este año", escribió. Wilson estima que el índice finalizará el año en 2.750, un 5 por ciento por encima de los niveles actuales.

Fue en ese marco que el fondo iShares iBoxx, compuesto en su mayor parte por bonos del Tesoro norteamericano, sufrió un récord de salidas a pesar de contar con el grado de inversión. De acuerdo a la agencia Bloomberg, de ese ETF se fueron u$s2.000 millones, un 5,5% de los u$s34.000 millones que conforman el fondo, el tercero de renta fija más grande del mundo.

El fondo también soportó un llamado cruce de la muerte el jueves, ya que su promedio móvil de 50 días cayó por debajo de la tendencia de 200 días.