El Gobierno evaluó que la huelga general estuvo motivada por intereses electorales de los líderes gremiales que la impulsaron, en tanto el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sostuvo que la medida originó pérdidas superiores a los 40.000 millones de pesos al país. El funcionario presentó un informe en Olivos en el que estimó un perjuicio equivalentes al 0,22 por ciento del PBI.

En su informe, repasó cada uno de los 16 sectores principales de la economía: la industria y el comercio fueron los más afectados. En el sector fabril, las pérdidas ascenderían a los $8.167 millones, en tanto, en el mercantil, a $6.935 millones. El perjuicio económico debido a la medida de fuerza en la construcción llegaría a los $2.996 millones; en actividad inmobiliaria, a $4.857 millones; en intermediación financiera, a $3.187 millones; en enseñanza, a $3.607 millones; en minería, a $1.880 millones; en servicios de salud, a $1.088 millones; en administración pública, a $2.892 millones; y en transporte, a $2.064 millones, reportó el ministro de Hacienda, entre otros sectores.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sostuvo que existió una "connivencia entre el paro y el peronismo", que "está esperando con el cuchillo entre los dientes la vuelta al poder". La funcionaria calificó como "poco democrática" a la medida de fuerza y denunció que se registraron "piquetes" en supermercados para impedir que la gente ingrese a trabajar.

"Estamos hartos de los paros. Ya sabemos que cuando el Gobierno no es del partido de los sindicatos esto pasa. Es muy poco democrático este paro, pero hay que bancársela", agregó.

Por su parte, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, vinculó al paro con cuestiones políticas de los líderes sindicalistas que lo convocaron y "que están pensando en el cierre de listas" de cara a las próximas elecciones.

"Lamentablemente muchos sindicalistas están pensando en la carrera electoral y usan el paro como una plataforma política, sin importar que los trabajadores queden como rehenes de sus posturas", añadió.

Sica remarcó que durante la semana se cerraron paritarias en la Trabajo'>Secretaría de Trabajo con muchos sectores, como el de trabajadores mercantiles, con aumentos salariales del 30 por ciento y que "por eso no se entiende esta medida".

"Mucha gente querría ir a trabajar, pero no puede por la falta de transporte. Hay que pensar también en el perjuicio que tienen hoy los pequeños comercios o los trabajadores que van a perder su presentismo", explicó Sica.