El intendente electo de Córdoba, Martín Llaryora (Hacemos por Córdoba), quien sucederá en el cargo a Ramón Mestre el 10 de diciembre, confió en que haya "una transición ordenada" en la administración de la ciudad capital. El próximo jefe comunal de la ciudad recorrió ayer una obra en la avenida de Circunvalación junto al reelecto gobernador Juan Schiaretti y ya comenzó a mostrarse involucrado con los temas de gestión, sobre los que remarcó que trabajará para recuperar Córdoba, que, dijo, "está en situación de abandono".

Llaryora confirmó que en los próximos días se reunirá con Mestre, quien quedó tercero en la elección para gobernador, detrás del actual mandatario, que consiguió 54 %, y el diputado Mario Negri (18%).

"Esperamos que no haya decisiones que no sobrepasen lo que resta del gobierno, como contratación de personal o pase a planta permanente. Esperamos una transición ordenada" , pidió Llaryora sobre lo queda del mandato mestrista. Llaryora obtuvo el 36,87 % de los votos, seguido por el candidato de Córdoba Cambia, Luis Juez (19,91 %), y Rodrigo de Loredo (UCR), con 17,75 %.