El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá será el anfitrión, hoy y mañana, de una cumbre de militancia peronista con referentes del kirchnerismo, del moyanismo y de otros sectores del PJ con la misión de cerrar filas detrás de un dispositivo electoral que permita afrontar con mayores chances las elecciones del 2019.

"Un nuevo amanecer" y "hay 2019", son las consignas que el gobernador puntano viene repitiendo como un mantra hace meses y que, seguramente, serán ejes unificadores en las discusiones que desde este viernes tendrán lugar en la localidad de La Pedrera, de la provincia mediterránea.

A la asamblea militante llegarán dirigentes cercanos a Cristina Kirchner como Axel Kicillof, Martín Sabbatella, Andrés "Cuervo" Larroque, Agustín Rossi y Jorge Capitanich; en tanto que nutrirán las delegaciones dirigentes de peso como el presidente del PJ, José Luis Gioja, el secretario gremial de Camioneros, Pablo Moyano, y posiblemente el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández.

Hay expectativa en cuanto a la probable participación del líder camionero Hugo Moyano, que viene tendiendo puentes con el kirchnerismo en medio de su duro enfrentamiento con el Gobierno de Mauricio Macri.

La novedad será la incorporación a la mesa de unidad de Proyecto Sur, el partido político de Fernando "Pino" Solanas, que enviará a Mario Cafiero en su representación: en cambio, los movimientos sociales como la CTEP, la CCC y Barrios de Pie desistieron concurrir.

"Desde el partido de Pino se impulsa la construcción de un gran frente con vistas a las elecciones del 2019", señaló Proyecto Sur en un comunicado.

Por el kirchnerismo también estarán el ex vicepresidente Amado Boudou, la senadora bonaerense Teresa García y el ex vicegobernador Gabriel Mariotto, quien es uno de los integrantes del comité de organización.

Entre los gobernadores, además de Rodríguez Saá, se espera que sean de la partida el formoseño Gildo Insfrán, el sanjuanino Sergio Uñac y el riojano Sergio Casas.

El diagnóstico al que llegaron tanto Unidad Ciudadana como el sector que aglutina Rodríguez Saá es que no alcanza con los esfuerzos dispersos de la oposición y que hay que engordar el espacio para tener posibilidades contra Mauricio Macri en 2019. Uno de los temas que estarán en agenda será la ingeniería electoral que utilizará el frente "nacional y popular" para dirimir las candidaturas: por ahora se impone la idea de primarias con dos o más listas y luego la integración definitiva a través del sistema proporcional pero sin piso (lo cual permitiría que las listas perdedores no resignen representación).