El contundente triunfo obtenido el último fin de semana por la candidata a la gobernación de Río Negro, Arabela Carreras, delfín de Alberto Weretilneck, y el pírrico resultado obtenido en las PASO por el mandatario chubutense, Mariano Arcioni, fueron los detonantes para que dirigentes de diferentes espacios con proyección nacional, buscaran torcer esos resultados a su favor.

Uno de los primeros en intentar capitalizar los desempeños de ambos oficialismos provinciales, fue el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, aliado político del economista Roberto Lavagna, quien intentando llevar agua para el molino de Consenso 19, consideró que esos resultados "muestran una preferencia" de los votantes "por una tercera posición".

En esa dirección, el santafesino afirmó que "el kirchnerismo no es una opción para la gente y Cambiemos mucho menos" debido a que obtuvieron el segundo y tercer lugar en los comicios provinciales.

Para Lifschitz, los resultados “muestran una preferencia por una tercera posición”

Por su parte, el actual armador de Cristina Kirchner, Alberto Fernández, utilizó la elección en Río Negro para dejar expuesto al Gobierno nacional a través de lo que consideró como "un deterioro de Cambiemos", entre otros motivos, porque "socios de una misma coalición terminan llamando a votar al oficialismo local en contra" del mismo espacio del presidente Mauricio Macri.

El ex jefe de gabinete durante el anterior gobierno, advirtió además que "estas elecciones son anticipadas porque lo que quisieron hacer es despegarse del tema nacional, son elecciones con un alto nivel local; está todo muy mezclado y es muy difícil que esto refleje algo nacional".

En tanto que dispuesto a fortalecer su precandidatura presidencial, también Sergio Massa salió a monopolizar el desempeño de Arcioni en Chubut: "Un merecido triunfo por tu coraje para enfrentar y resolver problemas", dijo el tigrense quien de esa manera se anticipaba al resultado final, que iba a dejar al gobernador como el candidato más votado, pese a que sería el peronismo -en cuya interna se impuso Carlos Linares-, el espacio que recolectó más votos que el oficialismo, lo cual deja a la Alianza Chubut al Frente en una situación delicada de cara a las elecciones generales.

Pese a ello y buscando fortalecer y consolidar a Alternativa Federal a través de la idea de que se puede superar al núcleo duro del macrismo y el kirchnerismo, desde las filas del Frente Renovador consideraron el resultado del chubutense como "el triunfo más puro de Alternativa federal".

Massa tampoco se privó de felicitar a Arabela Carreras "por la victoria en Río Negro" y le deseó "muchos éxitos" a ella "y a todos los rionegrinos en esta nueva etapa".

Otro que buscó abrevar en los resultados patagónicos, fue el titular del PJ nacional, José Luis Gioja, quien afirmó que "el triunfo del peronismo en Chubut marca el rumbo que tomará la provincia a partir de octubre" y agregó que "claramente, los chubutenses se volcaron por opciones peronistas, que con matices, todos planteaban la defensa de los intereses de la provincia y su gente y no seguir los dictados de la Casa Rosada, que en definitiva, es lo que ordena el FMI".