En lo que podría leerse como una consecuencia directa de la fractura sufrida por Cambiemos a nivel provincial, tras 46 años de abstinencia el peronismo logró alzarse con el triunfo en la capital provincial donde su candidato, Martín Llaryora, se impuso a Luis Juez (Córdoba Cambia) el delfín de Mario Negri y al delegado de Ramón Mestre, Rodrigo de Loredo ( UCR), quedándose de esa manera con la estratégica intendencia de Córdoba.

Según los primeros datos oficiales y con el 4 por ciento de las mesas escrutadas, Llaryora obtenía el 40.31 por ciento de los votos, contra el 18.26% de Juez y el 16.94% de De Loredo.

Pasadas las 20, la diputada nacional, candidata a legisladora de Hacemos por Córdoba y esposa del gobernador Juan Schiaretti, Alejandra Vigo, fue la encargada de confirmar la victoria del PJ "en la provincia" y "en la capital".

Subida al escenario del búnker del oficialismo provincial ubicado en el hotel Quorum, Vigo dijo que escrutados apenas el 8% de los votos, estos daban como ganador a Schiaretti por el 59,47 %, seguido por el diputado Mario Negri, de Córdoba Cambia, quien sumaba el 16,53 %.

"Felicitamos a Juan Schiaretti y Manuel Calvo que son electos gobernador y vice y destacamos que Martín Llaryora y Daniel Passerini ganan la municipalidad de Córdoba. Es un sueño cumplido", agregó Vigo.

Según los datos difundidos por la esposa del "Gringo" Schiaretti, el peronismo ganó los distritos de Marcos Juárez por más del 65 % de los votos, La Falda con más del 52 y Cosquín con más del 60 %, sin embargo no ofreció números de Córdoba capital.

Fue la candidata a intendenta por el Movimiento Libres del Sur, la peronista Olga Riutort, la primera en reconocer el "triunfo" del PJ: "Hay una tendencia irreversible. Felicito a Schiaretti y Llaryora y que hagan una buena gestión", manifestó la ex esposa del fallecido ex gobernador José Manuel de la Sota, quien volvió a cuestionar el formato de la Boleta Única de Sufragio (BUS), al sostener que fue "tramposa" y "favoreció" al oficialismo provincial.