Gobernadores, senadores y diputados del radicalismo realizaron ayer su propio retiro espiritual en el hotel Savoy para analizar la realidad social y económica del país, pero también para analizar cómo reanudar puentes de dialogo más fluidos con el gobierno nacional. Desde el centenario partido buscan que el poder central considere las disidencias que plantean sus socios políticos, sobre todo, porque les resulta una tarea ardua defender políticas impuestas desde la Casa Rosada sin consensuar posturas comunes con anticipación.

En la UCR apuran definiciones para competir con el PRO por candidaturas en las provincias

Luego de la reunión a puertas cerradas, algunos de los voceros del partido revelaron que, de acá en adelante, intentarán que tanto el actual presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, como los jefes de los interbloques parlamentarios, Mario Negri y Luis Naidenoff, sean los interlocutores con las distintas autoridades nacionales.

Durante el encuentro, además, los legisladores comenzaron a plantear estrategias de cara al 2019. "Queremos tener más gobernadores y más representación en el Congreso y debemos evaluar con antelación el protagonismo que exigiremos en esas elecciones", comentaron algunos de dirigentes que participaron del encuentro. "En varias provincias el PRO ya se está moviendo en soledad con sus propios aspirantes y nosotros debemos hacer valer la historia que tenemos en cada provincia", agregaron desde la UCR con visible malestar.

Durante la jornada de reflexión, los radicales criticaron en privado los altos índices de inflación y el déficit en la balanza comercial que afecta a los productores. Ante un panorama económico complejo para Cambiemos, los radicales defendieron el rumbo del "gradualismo" por el que optó el Gobierno nacional. Sin embargo, coincidieron en que resulta imprescindible bajar los cotos que genera el Estado. "No hay otro camino que bajar el gasto público para poner en marcha el país otra vez, en términos generales, coincidimos con la política económica del gobierno, dura, pero necesaria después de una década de despilfarro", analizaron en la UCR.

En ese marco, el mendocino sostuvo que la UCR aspira a que el gobierno "pueda tener mejores resultados en materia económica, calidad de empleo y se mantengan".

A pesar de que en el ámbito privado los radicales expresan fuertes desacuerdos en torno al caso del policía Echecobar, en conferencia de prensa, respaldaron la actitud del gobierno. "Creemos que el Estado debe tener un carácter más fuerte contra el crimen organizado", sostuvo Cornejo ante la prensa para luego agregar que se trata de un tema "ideologizado que algunos utilizan para un lado y otros para otro".

Por otro lado, el presidente de la UCR elogió la actitud de Mario Negri, quien había pedido la renuncia Valentín Díaz Gilligan para "mejorar la transparencia" que "a diferencia de lo que ocurría en el kirchnerismo, cuando no solo defendían a los funcionarios corruptos sino que los premiaban".