La suba de las tarifas en los servicios básicos (electricidad, gas y agua) sumado a los inminentes incrementos de las prepagas y los colegios privados impactan de lleno en los presupuestos de los argentinos.

Tal es así que cuatro de cada diez hogares reducirá las salidas a comer, cine y entretenimiento, según admitieron más de 1.100 hogares de todos los niveles socio-económicos (NSE) ante la encuesta Relámpago LinkQ que realizó Kantar Worldpanel.

Mientras que un 35% disminuirá su capacidad de ahorro (o dejará de hacerlo) un 22% reducirá los viajes de fin de semana o vacaciones. En tanto, mencionan una posible reducción en la canasta de consumo masivo de alimentos y bebidas un 19% y un 16% la de limpieza y perfumería.

En lo que están de acuerdo todos los consumidores, sin importar su nivel socioeconómico, es en el impacto en el ahorro. En todos los segmento al menos 30% mencionó que frente a las subas de tarifas van a ver afectada o eliminada su capacidad de ahorro y solo un 18% de los encuestados mencionó que las alzas de las tarifas no tendrán ningún impacto en sus hábitos de consumo en el 2018.

Mientras tanto, para el consumo masivo hay grandes diferencias entre los niveles socio-económicos, especialmente en el mundo de las bebidas. Mientras que para el NSE Alto, solo un 15% menciona la reducción de alimentos y bebidas, en el bajo inferior se eleva al 29 por ciento. "Bebidas es siempre el sector más afectado por una crisis. Caen siempre en mayor proporción que el resto de los sectores", agregó Federico Filipponi, director comercial de la compañía.

El centro de la pirámide (niveles medio y bajo superior), es el grupo que más estima que va a reducir sus actividades fuera del hogar, ya sea traducido en menos salidas o menos vacaciones. En el caso de los productos de limpieza estos números cambian a 10% para la punta versus el 22% de la base de la pirámide, según se desprende del análisis.

Cambio de hábito

El aumento de precios también sigue impulsando a las marcas propias y la compra en los mayoristas.

Los analistas de la consultora Kantar aseguran que esperan que la base de los hiper y súper no se contraiga más. Este año todo indica que, si los canales saben aprovechar las oportunidades, las marcas propias tendrán un nuevo impulso. Tal es así que en 2017 el consumidor pasó de ser un "comprador culposo" por abandonar las marcas líderes a ser un "comprador orgulloso" por el ahorro conseguido.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), las ventas acumuladas en los primeros once meses de 2017 registraron un total de 310.677,5 millones de pesos, lo cual representa un aumento de 20,6% respecto al mismo período del año anterior.