La constructora de Nicolás Caputo, uno de los empresarios más amigos del presidente, fue vendida por u$s109 millones a la desarrolladora inmobiliaria argentina TGLT.La empresa de Federico Weil adquirió el 82,32% de las acciones.

Pero el objetivo de TGLT es quedarse con el total de la compañía. Federico Weil, admitió que adquirió la constructora Caputo a manera de "integración vertical", para desarrollar y construir a la vez, y para construir para terceros en obra privada y pública.

Weil señaló a la agencia estatal de noticias: "Compramos Caputo por dos razones: para integrarnos verticalmernte, ya que hasta hoy desarrollábamos un proyecto y contratábamos a una constructora y a partir de ahora lo haremos todo nosotros".

"La segunda razón de la compra es que nos queremos meter en el negocio de la construcción para terceros, ya sea en obra privada como pública", explicó.

Sobre el futuro de la operación aclaró: "El 82,32% de las acciones estaba en manos de diferentes integrantes de la familia Caputo y negociamos con cada uno de ellos, Ahora, como la empresa cotiza en bolsa estamos obligados a hacer una oferta pública por el 17,68% restante".

Weil dijo que continuará con su negocio de construcción de viviendas residenciales y también se dedicará a la construcción de edificios de oficinas para alquiler.

TGLT anunció en un comunicado la compra del 82,32% de las acciones de la constructora Caputo y señaló que con la toma de control de la compañía "mejorará sustantivamente su capacidad de construcción y hará más eficiente su estructura de costos".

"Esta adquisición coloca a TGLT en una posición óptima para capitalizar las oportunidades que presenta el crecimiento del sector de la construcción en la Argentina, tanto en los segmentos de real estate como en el de grandes obras de infraestructura, incluyendo las inversiones PPP", señaló.

TGLT inició en agosto del año último un plan estratégico de crecimiento cuyos hitos principales, hasta el momento, han sido la colocación internacional de obligaciones negociables convertibles en acciones por un total de US$ 150 millones, y la adquisición, a través de una subasta realizada por la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), de un terreno en la zona de Catalinas de CABA, por u$s 40,5 millones.

Caputo es una empresa constructora con 80 años de actividad y más de 500 obras ejecutadas. Desde sus inicios, se dedicó a la ejecución de obras públicas y privadas.