La Policía Federal de Brasil acusó al titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, de haber recibido 850.000 dólares en coimas de parte de empresas vinculadas al escándalo del Lava Jato.

Así lo publicó el medio brasileño Estadao, que cita al delegado de la Policía Federal Victor Hugo Rodrigues Alves Ferreira.

Según la nota, Arribas habría cobrado la coima en el marco de un esquema de lavado de dinero, sociedades "pantalla" y transferencias offshore.

Horas después y mediante un comunicado, Arribas negó tener vinculación con el ilícito que se le imputa en el vecino país.

Bajo la denominada "Operaçao Descarte", se investigó a la empresa a cargo de la recolección de residuos en San Pablo, "Consorcio Soma", que recurrió a una operatoria de facturas truchas para generar fondos negros y transferir dinero a los destinatarios finales.

"Según el delegado de la Policía Federal, Victor Hugo Rodrigues Alves Ferreira, el Soma entraba en contacto con las empresas fantasmas para emitir notas fiscales simulando la venta de mercancías -detergentes, sacos de basura- para consorcio. Después de la emisión de los recibos, el Soma transfería el dinero a las cuentas de las empresas", afirmó el medio del país vecino.

Además, publicó que "en consecuencia, ese dinero era nuevamente transferido a otras empresas fantasmas con miras a simular el origen y el destino de los valores".

"Finalmente, los valores son transferidos a cuentas de personas ligadas al esquema o luego remitido al exterior", señaló la nota.

Sobre la participación de Arribas, el medio subrayó que "en el curso de las investigaciones, hubo una única salida al exterior por valor de 850.000 dólares".

"Este dinero salió de Brasil, pasó por una cuenta en Hong Kong y se detuvo en Argentina, en una cuenta vinculada al director de Inteligencia de aquel país", resaltó.

De acuerdo a lo dicho por la Policía de Brasil, se identificó a Alberto Youssef y Leonardo Meirelles como quienes participaron en las transferencias de dinero.

Meirelles fue uno de los "arrepentidos" del escándalo de corrupción del Lava Jato y ante la Justicia argentina declaró que le habían pagado coimas por 850.000 dólares a Arribas de parte de la brasilera Odebrecht.

El funcionario nacional fue sobreseído por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral. La decisión fue ratificada por la Cámara Federal en la investigación por los supuestos sobornos y ahora fue apelada nuevamente.

"Ante versiones periodísticas que me vinculan a operaciones de lavado de dinero en Brasil, quiero expresar que no tuve ningún tipo de vinculación con los casos llamados "Lava Jato" ni la recientemente mencionada "Operación Descartes", dijo Arribas en su descargo.