El freno al posible paro de la CGT no llegó a ser hidráulico por estas horas. Luego de la fotografía en el sindicato de Sanidad en la mesa tripartita y acuerdos por el bono de fin de año de 5 mil pesos -de base- y parate hasta marzo a los despidos/suspensiones, pedidos empresarios para acceder a préstamos en tren de hacer frente al pago adicional citado, la reunión del consejo directivo de la CGT de hoy tendrá foco en el decreto que debería formalizar lo conversado el martes. Acercando brasas al fuego Pablo Moyano le destacó a BAE Negocios que el Frente Sindical que comandan él y su padre trabaja por una medida de fuerza de esas organizaciones y por la unidad del PJ. Dato político fuerte fue el abrazo que el camionero se dio, en la noche del martes, con el titular del peronismo, José Luis Gioja, en Matheu 130, ocasión donde realzó que también es objetivo fundamental la unidad de los peronistas para "terminar con este modelo económico que hambrea a los trabajadores y jubilados". Moyano negó que el FS apunte a consolidar una central obrera propia pero no dejó pasar la ocasión para definir como un "bonito" a los $5.000 en cuestión.

"No se lo puede definir ni de piso ni de techo, es casi la nada misma", remarcó.

Entre los dirigentes que consideraban haber encaminado en algo el escenario pero lamentaron los dichos oficiales de la víspera se encontraba también el titular de La Fraternidad, Omar Maturano. En diálogo con este diario el ferroviario remarcó que en Sanidad se había hablado expresamente del pago adicional a los jubilados como también del "bono para todos" y acotó "si ese pago no llega para los trabajadore públicos de hecho no lo cobrarán nuestros trabajadores porque somos parte de la estructura estatal y habrá problemas".

Respecto a la administración pública, el líder de UPCN Andrés Rodríguez negó que sus representado hayan quedado fuera del sector bono, pero recordó que están negociando por lograr la que sería su tercera reapertura paritaria. Dejó un párrafo con efecto a otros sindicatos que rubricaron el nuevo acuerdo salarial por sobre el 40% al decir que "todos han perdido respecto de la inflación".

Dentro de los transportistas agrupados en la CATT, el jefe de la UTA, Roberto Fernández, quien había sostenido la necesidad de decretar un nuevo paro nacional bajó los decibeles y consideró que el Gobierno al menos se sentó a dialogar y la huelga podría haberse evitado, sin dejar de admitir que a la administración Cambiemos "le tendríamos que haber hecho 40 paros pero la cosa no funciona así", según reflexionó en declaraciones radiales.

Entre los variopintos elementos que se conjugaron por estas horas de mesa de diálogo, desmentidas, dimes y diretes también cotizó la posible salida del secretario de Trabajo, Jorge Triaca. Alternativa que dirigentes cercanos al ex ministro admitieron como probable, si bien Triaca estuvo en la mesa de Sanidad con la dirigencia obrera, empresarios y el ministro Dante Sica. No faltó quien le adjudicara "injerencia" en los cortocircuitos posteriores a la reunión del martes. A las 14 en Azopardo e Independencia se reunirán el consejo directivo que arrancó la semana con un 50% a favor de la huelga y el mismo porcentaje en contra. La cuestión en la previa no tenía esa exactitud, pero cotizaba en alza la premura de algunos secretarios generales que recordaron "la historia del bono ya pasó y sería de lamentar que se repitiera, esperamos definiciones".