El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se presentó por primera vez en el año ante el pleno de la Cámara de Diputados para brindar un nuevo informe de gestión. Durante la sesión, que se extendió por más de ocho horas, el funcionario debió responder a los duros cuestionamientos que le hicieron desde todos los bloques políticos opositores por los vínculos del ministro de Finanzas, Luis Caputo, con sociedades offshore que no declaró al ingresar a la función pública.

Al cierre de los discursos, el jefe de la bancada del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, cargó duro contra el funcionario. El santafesino advirtió que los depósitos en cuentas offshore "se mezclan con el dinero sucio de los narcotraficantes, de los traficantes de armas y de la trata de personas, en los mismos paraísos fiscales donde los funcionarios del Gobierno tienen depositado su patrimonio personal".

"Caputo mintió en 2015 y en 2016, porque dijo que no era dueño (de Noctua) y es dueño. Mintió a la AFIP, mintió a la Oficina Anticorrupción, mintió a los argentinos, y eso merece la renuncia", subrayó Rossi al hacer referencia a la firma offshore que administra fondos en las islas Caimán.

Rossi, que sorprendió con un elogió a Sergio Massa al recordar que cuando fue Jefe de Gabinete "permitía las repreguntas" de los diputados, enfatizó: "La offshore no estará tipificada en el Código Penal, pero es corrupción".

"Caputo no tiene autoridad moral para ocupar el lugar que ocupa. Una cuenta offshore es siempre una modalidad de negar el fisco", se sumó Felipe Solá, integrante del Frente Renovador y pidió: "Caputo tiene que venir acá y ser interpelado por la Cámara".

Antes, el ex ministro de economía, Axel Kicillof, que criticó al gobierno por "gobernar desde un country", se encargó de ir directo al blanco: "Si alguien abre una cuenta en un paraíso fiscal es porque esconde algo y no quiere pagar impuestos. ¡Es una guarida, una cueva, es sucio, turbio! Al señor Caputo no paran de encontrarle cosas. Lo que pueden hacer es apartarlo".

También, la rionegrina María Emilia Soria (FpV)- fiel a su estilo combativo- cargó contra Caputo: "No es otra cosa que un delincuente de guantes blanquísimos, un evasor fiscal, un timbero con los recursos del Estado y un pésimo ejemplo para que se largue esta lluvia de inversores que esperan", disparó.

Peña, que escuchaba imperturbable, defendió al funcionario: "Ratificamos absolutamente al ministro Caputo como ministro de Finanzas. Ratificamos su integridad, honestidad y trasparencia en la función", dijo para, enseguida, apuntar contra la gestión K, una estrategia a la que recurre cada vez que se presenta en el Congreso. Negó que las cuentas offshore estén relacionadas a la corrupción y sentenció: "La corrupción son los bolsos de (José) López, señores. La corrupción que hemos visto durante su gobierno".

Después, llegaron los cuestionamientos hacia el funcionario por parte de bloque justicialista, un espacio al que el Gobierno considera "más dialoguista". El Jefe del interbloque Argentina Federal y hombre cercano al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, pidió que Caputo se presente a dar explicaciones en el Parlamento. "La circunstancia actual, sobre la transcendencia pública que ha tomado el debate de la deuda pública y los eventuales conflicto de intereses, hace que sea impostergable su presencia", pidió el salteño.

Al momento de retomar la palabra, Peña, intentó calmar los ánimos y garantizó que el funcionario concurrirá al Congreso a dar explicaciones. "La semana próxima (Caputo) puede estar acá para contestar con todas las inquietudes que usted plantea", respondió el jefe de Gabinete.