El juez federal Julián Ercolini ordenó el procesamiento de Diego Lagomarsino como "partícipe necesario" del asesinato de Alberto Nisman, al considerar "inverosímil" que el fiscal de la causa AMIA le haya pedido su arma y éste se la prestara.

"Resuelvo ordenar el procesamiento de Diego Ángel Lagomarsino, por considerarlo penalmente responsable del delito de homicidio simple agravado por el uso de armas de fuego, en calidad de partícipe necesario", afirmó el magistrado en su fallo.

Además, Ercolini congeló las cuentas y trabó un embargo de 15 millones de pesos sobre el técnico informático, que no irá preso sino que seguirá vigilado por una tobillera electrónica, con un radio de 100 kilómetros para moverse alrededor de su residencia.

En una resolución de 656 páginas, el juez procesó a los cuatro custodios que estaban a cargo de la seguridad de Nisman, por "encubrimiento agravado" e "incumplimiento de los deberes de funcionario público". Se trata de Rubén Benítez, Néstor Durán, Luis Miño y Armando Niz, a quienes también se les prohibió salir del país y se les trabaron embargos y congelamiento de sus cuentas.

Lagomarsino se encontraba en los estudios del canal Crónica cuando se conoció la decisión del juez, la que tildó de "endeble", y afirmó: "Se va a demostrar que no tengo nada que ver".

"Hay certeza de que Lagomarsino fue una de las pocas personas sino la única de su entorno que para esos días mantuvo franqueado el acceso al domicilio del fiscal. De hecho, tampoco es controvertido que fue la última persona autorizada por Nisman a entrar a su vivienda", señaló Ercolini.

En la resolución, basada en el último peritaje de la Gendarmería que estableció que se trató de un homicidio, Ercolini dijo además que está "descartado que el fiscal hubiera tenido una tendencia suicida".

"A Nisman lo habrían matado con el arma de Lagormarsino y éste, a la vez, fue la última persona que ingresó al departamento. No obstante, desde el primer momento, comenzó a impulsarse públicamente la idea del suicidio", evaluó y señaló que el técnico intentó dar una imagen de "víctima" en los medios.

Al respecto, agregó: "Debe descartarse por inverosímil la versión de que el arma por la que finalizó muerto Nisman fue pedida a Lagomarsino y prestada por éste".