El fiscal federal Ramiro González solicitó ayer desestimar la denuncia contra el ex juez de la Corte Suprema de Justicia Raúl Eugenio Zaffaroni por el presunto delito de supuesta incitación a la violencia contra el gobierno del presidente Mauricio Macri.

El representante del Ministerio Publico elevó su dictamen al juez federal Ariel Lijo tras analizar las declaraciones radiales del actual integrante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y consideró que sus opiniones no constituían delitos.

"Yo quisiera que se fueran lo antes posible para que hagan menos daño, pero es un deseo personal", había dicho Zaffaroni en declaraciones a Radio Caput, lo que le había valido una denuncia penal del abogado Santiago Dupuy Lome.

"Si se observa el contenido de las declaraciones del doctor Zaffaroni en la entrevista en cuestión, es claro que no se ha incitado a la violencia contra un grupo de personas o instituciones. Es claro que estamos ante una visión subjetiva política de la realidad argentina que se puede compartir o no", sostuvo el fiscal.

Para el representante del Ministerio Público, Zaffaroni no instó a cometer ningún delito ni cometió intimidación pública.

Ahora será el juez Lijo quien decida si abre la investigación o desestima el caso.

Cabe recordar que a raíz de esas declaraciones, el Gobierno nacional a través de la Secretaría de Derechos Humanos, reiteró el pedido a la Corte Interamericana para que este sea apartado del organismo.

En tanto que el ministro de Justicia, Germán Garavano, consideró las declaraciones de Zaffaroni de "antidemocráticas" y dijo que "atentan contra el estado de derecho", lo que consideró como de mayor gravedad por "tratarse de una persona que fue juez de la Corte y ahora es juez de una corte internacional".