A principios de 2017, con el kirchnerismo muy lejos del poder y Macri cómodo en la Casa Rosada, la unidad gremial parecía el destino jugado para los tres espacios que conviven dentro de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA). Sin embargo, una fuerte interna dentro de la corriente Autónoma que dirige Pablo Micheli y el temor de que en el proceso de unificación el Ministerio de Trabajo les saque la personería jurídica con la que hoy cuentan, echó por tierra la posibilidad de tener una sola central.

Como el proceso de unificación -que ahora parece derrumbarse- de la CGT, las CTA Autónoma (CTA-A) de Micheli; la de los Trabajadores (CTA-T), que conduce Hugo Yasky; y la más reciente CTA-Perón, un desprendimiento de la CTA-A que lidera el visitador médico Ricardo Peiro, tenían todo listo para ir a una unificación que se concretaría a fines del año pasado, tal como lo habían expresado públicamente los líderes de las distintas corrientes. A pesar de esto, el 2017 terminó con la central dividida y con un cronograma fragmentado de elecciones para elegir las nuevas autoridades en cada uno de los espacios.

Según pudo averiguar BAE Negocios, la disputa más fuerte está dentro de la CTA-A, en la que conviven su titular, Micheli, y la corrientes que responden a Peiro y al poderoso líder de ATE, Hugo "Cachorro" Godoy. En un congreso realizado a fines de diciembre, este último espacio decidió convocar a un Congreso Normalizador para el 28 de abril en el que pretende encarar un nuevo liderazgo a través de un proceso electoral.

Micheli afirmó que esta división interna de la CTA Autónoma tiene que ver "con un conflicto dentro de ATE entre kirchneristas y sectores de izquierda". Debilitada sin el imprescindible apoyo de los estatales de Godoy y hasta con problemas financieros, hace dos semanas la CTA que conduce Micheli fijó su propia fecha de elecciones para el próximo 13 de junio.

Lejos de darle importancia a estas fisuras dentro de su corriente, en diálogo con este diario, Micheli aseguró que tanto su espacio como el de Yasky temen que "en el proceso de unidad, el Gobierno nos deje sin la personería y nos quedemos, en lugar de con dos CTA, con ninguna".

"Hasta que no haya un gobierno con una política tan antisindical como éste va a ser difícil que concretemos la unidad", advirtió el titular de la central Autónoma, quien aseguró que todavía no están definidas las listas para las elecciones de junio, aunque destacó que su intención es no renovar mandato. "Los compañeros quieren que sea yo el candidato, me piden que me quede hasta que se normalice la situación y se concrete la unidad, pero a mí me gustaría que se renueve el liderazgo", indicó.

En tanto, a fines de febrero unos 200 delegados de todo el país de la CTA de los Trabajadores se juntaron en la sede del Suteba La Plata para celebrar el congreso ordinario de la organización, en el que fijaron la fecha de elección de autoridades para el próximo 28 de abril. Aunque todavía no hay nombres, hay dos figuras centrales en ese espacio cercano al kirchnerismo: la de su líder, Yasky; y la del titular de Suteba, Roberto Baradel.

Aunque la unidad es un horizonte lejano, las CTA de Yasky y Micheli acordaron una unidad de acción "frente a las políticas de ajuste del gobierno de Macri". En ese camino, ambas centrales se mostraron juntas en las últimas manifestaciones opositoras. No están solas en este acuerdo, también están en la unidad de acción los gremios cercanos al líder camionero Hugo Moyano, movimientos sociales y el sector de la Unión Ferroviaria que dirige Rubén "Pollo" Sobrero.

Así las cosas, las tres corrientes que hoy conforman la CTA se encaminan a procesos electorales sin contemplar en el mediano plazo la posibilidad de la unidad, tal como existía hasta antes de las elecciones de 2010 cuando acusaciones cruzadas de fraude entre las listas de Yasky y Micheli terminaron con la fractura de la central.

Ver más productos

San Félix de Valois, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Félix de Valois

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos