Florencia Kirchner pidió su “sobreseimiento” al juez Julián Ercolini, quien la investiga por presuntas irregularidades en la causa Hotesur. La hija de la ex presidenta pidió su sobreseimiento por “inexistencia de delito” y denunció una “feroz campaña de persecución polí- tica, mediática y judicial”.

“Hace ya casi dos años, en nuestro país se ha desatado una feroz campaña de persecución política, mediática y judicial. En este contexto se intenta presentar a la familia Kirchner como si fuera una asociación ilícita o, en términos aún más peyorativos, como una banda criminal”, dijo.

La joven llegó temprano a los tribunales federales de Retiro y presentó un escrito y no aceptó preguntas. “Incluso he recibido intimaciones judiciales que contienen el apercibimiento de ordenar el desalojo del inmueble donde vivo con mi hija Helena”, insistió.

Florencia Kirchner aseguró: “No tomé participación en ninguno de los actos de comercio que, insólitamente, han sido defi nidos como una maniobra de lavado de activos de origen delictivo. Es más, en la mayoría de las operaciones a las que se hace referencia tampoco pude haber intervenido, pues al momento en que se llevaron a cabo ni siquiera había alcanzado la mayoría de edad”.