La oposición fracasó en la Cámara de Diputados en su intento de reunir quórum para debatir sobre la situación actual del sistema educativo y científico, por lo que la sesión especial se cayó. De esta manera, el oficialismo consiguió frenar un debate en el que la oposición buscaba reclamar por la restitución de la paritaria nacional docente, haciéndose eco de la marcha educativa que se congregó masivamente en las inmediaciones del Congreso.

A las 12.15, pasado ya el tiempo reglamentario y habiendo sólo 122 legisladores sentados en sus bancas (siete menos que el quórum), el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, declaró "fracasada" la sesión y habilitó las expresiones en minoría.

La convocatoria de la sesión había sido motorizada por el bloque del Frente para la Victoria-PJ, pero el pedido reunía también las firmas de integrantes del interbloque Argentina Federal, del Frente Renovador, del Movimiento Evita y del Frente de Izquierda. En las bancadas opositoras mayoritarias hubo algunas fugas: por el Frente Renovador no estuvo el economista Marco Lavagna (de viaje) y Vanesa Massetani, mientras que en el FpV no asistió Jorge Romero y hasta La Cámpora se anotó una baja, la del chubutense Santiago Igon. Sacando a Cambiemos, el Peronismo Federal fue el que más contribuyó al fracaso del quórum, acumulando 12 bajas.

Con la sesión ya desactivada, el primero en hablar en minoría fue el diputado kirchnerista y líder de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, quien cuestionó las ausencias de colegas y expresó "dolor y vergüenza ajena" por esa situación, al tiempo que anticipó que la oposición hará un nuevo pedido de sesión para tratar un proyecto que crea un fondo especial que garantice el funcionamiento de escuelas.

En tanto, la jefa del bloque del Frente Renovador, Graciela Camaño, sostuvo que el Gobierno "está muy interesado en que esta Cámara desaparezca de la faz de la tierra". "Los felicito, hacen muy bien el trabajo de tratar de obstruir el funcionamiento de la Cámara", remató.