Por la misma vía del contacto sectorial que el Gobierno emprendió el camino hacia la reforma laboral, abrió la etapa posterior al paro en cuanto a relación con sindicatos. El ministro del Interior Rogelio Frigerio visitó la Uocra y allí señaló que parte del dinero que llega vía FMI será destinado a regularizar los pagos demorados por obras públicas. El intento claro es frenar o amortiguar en el peor de los casos los 40.000 despidos que se ciernen en esa actividad, generadora de dinámica industrial en múltiples rubros.

El intento que contrasta con los dichos de su par a cargo de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, respecto del millonario recorte en los emprendimientos de construcción desde el Estado. "Está claro que tenemos la preocupación de sostener en el tiempo, el ritmo de obra pública. A partir de la normalización de los mercados y del apoyo del FMI, mejoraremos desde el mes próximo el ritmo de pagos de las obras en ejecución", dijo Frigerio. En las últimas semanas el titular de la Uocra, Gerardo Martínez, anfitrión en el encuentro con el funcionario y el titular de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, había fustigado la desatención de la Casa Rosada respecto de ese sector, uno de los pocos motores de generación de empleo que ostenta la administración Cambiemos. Tras el encuentro Martínez celebró la promesa oficial, tras considerar que había "mucho temor" entre los trabajadores "por la posibilidad latente que se den 40 mil despidos en el sector", por el freno a la obra pública que aplicará el Gobierno para reducir el déficit fiscal.

"Estábamos viendo algunos inconvenientes en el pago de las obras, en los créditos (por las altas tasas de interés) y en el ritmo de ejecución", sostuvo el dirigente. Para el jefe de la Uocra el encuentro merece el destaque de anticipar males mayores sin dejar de resaltar que los formadores de precios "no tienen insumos en dólares" por lo cual no deberían modificar los valores del hierro, el cemento y los ladrillos, por citar algunos de los productos indispensables para la construcción.

Frigerio no pudo evitar el compartir la misma preocupación y apenas deslizar que la Casa Rosada ya está trabajando en el tema. Desde las patronales, Weiss le pidió compromiso a los gobernadores e intendentes para conformar el Presupuesto 2019 "eliminando gastos superfluos o improductivos, en vez de recursos para obras públicas", lo que terminó de convalidar que el cónclave se codificó casi en un "llamado a la solidaridad" para evitar males mayores e inminentes en un cuadro que el mismo oficialismo admite respecto de 6 meses por venir de recesión, de mínima.

El representante empresario no dudó en considerar que se impone un ajuste "porque la Argentina no puede seguir gastando más de lo que genera. Ahora, hay que ver muy bien dónde se va a recortar, teniendo en cuenta el impacto económico que tiene la construcción".

Ver más productos

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

¡Actualizate con estas tendencias!

¡Actualizate con estas tendencias!

Todo sobre el Flaco Spinetta

Todo sobre el Flaco Spinetta

Una pasión de padres a hijos

Una pasión de padres a hijos

Ver más productos