La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, cuestionó en duros términos el proyecto de reforma del Ministerio Público Fiscal que impulsan el oficialismo y sectores del PJ, al advertir que “privaría a la institución de autonomía e independencia”.

En la apertura de la XXV Asamblea General Ordinaria de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP), que se desarrollaen la sede de la Procuración General, Gils Carbó repasó los principales puntos de ese proyecto, mencionó la “derogación de las procuradurías especializadas” y señaló que “se pretende volver a un Ministerio Público de épocas inquisitivas, donde el procurador general se limita a emitir dictámenes ante la Corte eliminando el rol de política criminal”.

“Luego de veinte años de fiscal y de treinta en la administración de justicia decidí presentar mi renuncia para intentar frenar ese atropello institucional”, explicó Gils Carbó a sus colegas, en alusión a su pedido al Gobierno para que desista de impulsar esa iniciativa a partir de su salida del cargo, el 31 diciembre próximo.